Noticias
El Día Mundial de la Amistad nos convoca
Julio es el mes de la amistad. Por Rodolfo Romero -RoRó.-
Existen diferentes maneras de vivir, de sonreír, de protestar, de luchar, de odiar y de amar. Pero hay una sola manera de ser referente en la vida. Es ser diferente.
 
Y lo diferente marca la vida de cualquiera. Y ese algo diferente en el destino humano es la amistad.
 
Escasean los amigos, pero es necesario recrear la amistad, cultivarla y abrazarla.
 
En la cultura griega se decía que cuando hay amistad, ya no es necesaria ni la justicia. Es tan profundo el sentimiento que despierta, que borra toda indiferencia.
 
La relación de amistad tiene una profundidad mayor que los lazos de la sangre. En el fondo es un pacto de amor recíproco, que no tiene precio, y que es imposible encontrarle explicación.
 
Pareciera que el azar cumple una función casi mágica cuando pone en nuestro camino los gajos y la flor de la amistad..
 
Así surge un vínculo extraño, y se va estableciendo una nueva razón de identidad que va más allá del tradicional vínculo familiar.
 
La confianza es la prenda definitoria. Y entonces uno encuentra los motivos para compartir con el amigo las intensidades que pone en nuestro camino la vida.
 
Todo se da en un marco de intimidad cariñosa y respetuosa. Eso explica la facilidad con que uno comparte con el amigo los secretos más guardados y las alegrías más sentidas. Y también encuentra los apoyos más desinteresados.
 
En el trajín intenso de los luchadores, de los dirigentes y de los líderes, la aparición del amigo convierte cada batalla en un motivo de gozo, de fe y de nueva esperanza.
 
En el tiempo en que vivimos, donde el individualismo, el egoísmo y el consumismo  van destruyendo los lazos del compañerismo y la amistad, es vital recuperar la belleza de este vínculo tan especial que por su profundidad e intensidad no tiene igual.
 
La reciprocidad está en el horizonte de la relación entre los verdaderos amigos.
 
Para cultivar la amistad en este complejo y contradictorio siglo XXI, parece conveniente seguir los consejos de Mafalda cuando en sus reflexiones se plantea algo muy sencillo proponiendo:
“Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho. Así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría”.
 
Jesús era amigo de sus apóstoles. Necesitamos ser amigos de nuestros hermanos, en especial de los más necesitados. Los pobres también reclaman amistad.
 
Procuremos ser amigos de nuestros padres, de nuestros hijos y nietos. Y, en especial, de nuestras parejas. Y tengamos las manos abiertas para estrecharlos, acariciarlos y amarlos.
 
Ante todo lo que significa la amistad, me viene a la mente una feliz expresión del sabio alemán W.von Goethe: “No sé con qué decirlo, porque aún no está hecha mi palabra”. Pero no podemos esconder una verdad diáfana: tener amigos es construir juntos los momentos felices más intensos de la vida. Nos brindan grandes satisfacciones. Y no tiene precio.
 
En este Día Mundial de la Amistad, me viene a la mente el lema de un extraordinario humorista venezolano Aquiles Nazoa, quien predicaba:
 
“Creo en la amistad como el invento más bello del hombre”.
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org