Noticias
La educación: primer derecho humano
Homenaje de RoRó a la Carta Universal de los Derechos.
Por: Rodolfo Romero Garcete - RoRó.-
 
Primera parte                                                        
                                                                                  
Reflexionar sobre la educación y los derechos humanos es fundamental para reafirmar las bases de nuestro proceso cultural y civilizatorio. Necesitamos fortalecer la educación pública, y mejorar la educación privada, como también, darle un nuevo impulso a la formación profesional.
 
En este siglo XXI estamos cometiendo un grave error, y en cierta forma, estamos pisoteando una Carta Fundamental. En efecto, estamos dejando de lado las disposiciones de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, consagrado solemnemente el 10 de diciembre del año 1948, tres años después de la culminación de la desgraciada Segunda Guerra Mundial, que costó a la humanidad más de 60.000.000 de muertos.
 
En la primera parte del preámbulo de esta declaración se expresa: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana; considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad; y que se ha proclamado como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias...”.
 
Y en el artículo 26 se dispone claramente lo siguiente: “1.- Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos. 2.- La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las personas y todos los grupos étnicos o religiosos; y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz. 3.- Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.  
 
Los tiempos sombríos y la crisis global que padecemos nos indican que la ignorancia y la pobreza es lo que predomina en gran parte del mundo y que caracteriza a toda la región de América Latina-Caribe desde los tiempos de la colonia, la neocolonia y los imperios de turno.     
Hoy tenemos conciencia de que “la pobreza no es un hecho natural”, y la ignorancia suscita reflexiones y exige respuestas urgentes. El trabajo, la educación y la formación profesional son los caminos. Luther King, en su lucha por los derechos civiles, expresaba alarmado:
 
“Nada en el mundo es tan peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”.
 
“Capacitar a los jóvenes es brindarles la posibilidad de elegir qué hacer, de salir por sí solo de la pobreza, y desempeñar su papel de ciudadano, algo que redundará en beneficio de la sociedad, o lo que es lo mismo, de todos.”
Dra. Irina Bokova - Directora General de la UNESCO.
 
“La característica esencial del ser humano es su curiosidad”
Aristóteles
 
“Nacemos para aprender. Morimos aprendiendo.”
RoRó
 
“Los pueblos caminan al ritmo que marcha su educación”
Simón Bolívar
 
“Educación es ideología”
Paulo Freire
 
1.- “Hágase la luz y la luz se hizo”
 
La educación es la luz. Sin educación predomina la oscuridad, y se enseñorea la ignorancia.
La educación en un derecho humano esencial, y es substancia de un largo proceso histórico.
La vida, más allá de su valor esencial, se caracteriza por ser una suma de oportunidades y una suma de anécdotas. Y la educación juega un papel esencial para la creación de nuevas oportunidades, oportunidades que en lo posible, deben ser iguales para todos - todas.
 
En el escenario de las oportunidades, lo primero es y será siempre lo primero, y justamente lo primero es la educación, es el cultivo del ser, es la siembra - cultivo de la persona, es el educere del individuo que asoma su nariz en el horizonte de la vida.
 
La educación debe proponerse seriamente revalorizar la vieja expresión latina: EGO SUM QUI SUM (Yo soy el que soy), y enriquecerla en la perspectiva del “YO ES PLURAL”.
 
Educar es desarrollar a plenitud las capacidades de percepción, las potencialidades emocionales como las facultades físicas, intelectuales y morales de cada persona humana, ayudándolo a socializar su mundo de relaciones, todo su potencial imaginativo - creativo y su práctica social.
 
Nada es tan decisivo en la vida, como la educación en el derrotero de ir haciéndose uno mismo, y de ir amasando con los demás, como se hace el pan casero -compitiendo y compartiendo-, tanto la personalidad, el carácter, el talento, la fe como la esperanza, para forjar nuestro destino. Pero por sobre todo, sabemos que la vida sin educación sistematizada, es un imposible.
 
Es perentorio que el individuo se desarrolle como persona y socialice su propia experiencia, sus conocimientos, su imaginación, su pensar, su reflexión y su hacer; todo eso es una clave fundamental. La personalización, culturización y socialización son procesos indetenibles.
 
Educación significa vulnerar las fronteras de lo subjetivo y lo objetivo, y avanzar decididamente hacia el desarrollo de la capacidad, la imaginación y la creatividad. Sin creatividad, no existe verdadera educación. Por eso la mejor obra de arte de todo maestro, es el desarrollo humano pleno del educando.
 
Debe ser por eso que el filósofo E. Kant afirmaba que la persona no es otra cosa sino lo que hace de él la educación.
 
Educar y descifrar al ser humano en toda su complejidad e integralidad, es desarrollar la dimensión subjetiva, objetiva y crítica del hombre y la mujer.
Educarse  es aprender a leer la realidad, tanto real como virtual, desde su lógica implacable, sus ángulos contradictorios y sus líneas simétricas; lo asimétrico es su desconfiguración.
 
  • El aprendizaje solo tiene razón de ser cuando nos capacita para analizar la realidad objetivamente, nos contextualiza el escenario, y nos permite ejercer un dominio sobre ella, desentrañando sus misterios, sus secretos, sus contradicciones, y finalmente poder transformarla.
  • La escuela debe convertirse en un gran taller para ir transformando la realidad. Concepción Arenal decía” “Abrid escuelas y se cerrarán cárceles”.
  • Educación es por ello desarrollo de las capacidades, destrezas, habilidades, y sobre todo, desarrollo del pensamiento crítico, ético, estético y político del ser humano. El compromiso, el arte y la belleza están siempre en el horizonte del proceso educativo. 
Educar es preparar y prepararse para competir y compartir, desarrollando el nivel de la conciencia humana, y captando toda la dimensión de la existencia social. Conciencia y existencia social se interaccionan dialécticamente, como también se interaccionan las fuerzas materiales y espirituales de la vida y de toda la realidad.
 
Por eso, la educación es al mismo tiempo un proceso cultural esencial,  una ideología, una alta política, toda una pedagogía -andragogía- que puede ser domesticadora o liberadora.
 
Por eso nos formulamos toda una premisa para generar nuevos paradigmas: por una nueva educación para una nueva cultura.
 
Para ello, como recomendaba el genio Albert Einstein, “Lo importante es no dejar de hacerse preguntas”, para ser capaces de ir más allá de las interrogantes y certidumbres que perseguimos, ya que “Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo, se debe a que los ignorantes, están completamente seguros, y los inteligentes llenos de dudas”, como afirma  Bertrand Russell.
 
Consecuentemente podemos afirmar algo sencillo pero determinante: una educación sin preguntas, produce una generación mediocre y una sociedad sin respuestas.
              
2.- Entre la vida y la muerte, la educación marca el camino del aprendizaje.
 
La educación es un recorrido entre el estado de necesidad y el camino de la libertad. Por eso es una tarea permanente. Es la dialéctica del destino humano, y la batalla decisiva para la realización personal y comunitaria.
 
Enseñanza - aprendizaje es la clave. Y como nos indica Paulo Freire, “Enseñar no es transferir conocimientos, sino ofrecer las oportunidades para crearlo”. Y aprendizaje es sembrar la mente, desarrollar el talento humano, regar todo el cuerpo y fortalecer el espíritu, para crecer y transformarnos de individuo en persona, con sentido de autonomía, con personalidad propia y carácter definido. Así, nos convertimos en sujetos de derechos y deberes.
 
El estado de derecho y la conciencia del deber, como la conquista de la verdad,  representan la palpitación del tiempo de la duda, y del espacio de afirmación del alma humana. Así se forja la autoestima, la autorrealización y la capacidad de diálogo. Y sabemos que el alma no se detiene y no tiene fronteras. Indaga siempre, atravesando laberintos, buscando la verdad (ciencia), la utilidad (tecnología),  la ética (valores), la estética (arte), la espiritualidad (creencias), y la política (servicio - convicciones - compromiso - justicia - libertad - democracia).
 
La educación como primer derecho humano nos plantea interrogantes de fondo:
 
  1. ¿Qué significa el postulado “Educación para todos” de la UNESCO?
  2. ¿Qué representa como desafío proporcionar una educación obligatoria, pública,  gratuita y de calidad?
  3. ¿Qué tareas supone proporcionar educación de calidad en todos los niveles?
  4. ¿Qué implica relacionar con inteligencia la educación y el trabajo? ¿Acaso pueden divorciarse?
  5. ¿Cómo debemos interpretar que la educación es un proceso permanente?
  6. ¿Cómo debemos operar para garantizar que la educación proporcione igualdad de oportunidades para todos – todas?
  7. ¿Cómo debemos operar para superar la tensión entre las normas y la creatividad?
  8. ¿Qué hacemos y cómo trabajamos para distinguir la excelencia de la mediocridad?   
Es común en una sociedad que consagra la desigualdad de oportunidades, que la discriminación sea la práctica social en todo el escenario, ya sea en el terreno urbano, en el rural y en los servicios, como en la distinción de clases sociales y la discriminación de género.
 
Y hasta se busca justificar los niveles de pobreza basado en la ignorancia, y no en la injusticia social, sabiendo que la ignorancia es más bien una consecuencia que una causa, ya que “la pobreza no es un hecho natural”.
 
Ejemplo, se dice con frecuencia: “El campesino y el obrero es pobre porque es ignorante”.
 
Esta afirmación es una parte de la verdad, ya que inmediatamente debemos preguntarnos:
 
¿Y por qué es ignorante? ¿Y por qué sigue siendo pobre?
 
La estructura sociopolítica y socioeconómica es una fábrica de ignorantes y de pobres. La exclusión, la injusticia, y la inequidad social lo multiplican diariamente.
La cultura de cambio y las políticas públicas de transformación social se convierten en una necesidad, y debe ser parte de un SISTEMA EDUCATIVO INTEGRAL.
 
Debemos democratizar las oportunidades, y debemos trabajar de una nueva manera con nuestro cerebro, que es el centro de nuestro aprendizaje. Es el camino para desarrollar la excelencia.
 
Es imperioso plantearse nuevos contenidos y nuevos métodos de enseñanza - aprendizaje. Debemos abordar temas abordando “Las Nuevas Realidades”, y registrar toda la novedad que nos aporta la Revolución Científica y Tecnológica, que hoy nos sacude en profundidad, y produce una innovación vertiginosa. Veamos algunas cuestiones cada vez más decisivas:
 
*Las Nuevas Realidades del Mundo de hoy, la complejidad y contradicciones que suscita:
*La naturaleza y características de la Revolución Científica y Tecnológica
*El cerebro humano y toda su riqueza estructural, funcional y comunicacional
*Las nuevas maneras de aprender, de pensar, de estudiar, de hacer con imaginación - creatividad
*El aprendizaje y trabajo en equipo, aprendiendo a cooperar
*La familia, la comunidad, y las circunstancias y realidades que son parte de ellas
*Los nuevos enfoques del proceso histórico
*Los Procesos de Integración y los Tratados de Libre Comercio. Sus diferencias claves
*Formación ética-estética y ciudadana
*El armamentismo y las contradicciones que suscita la violencia, el terrorismo, la guerra y la violación de los Derechos Humanos
*Los Derechos de la Madre Tierra y la defensa del Medio Ambiente
*La cultura del trabajo - empleo salario - y la educación
*La formación profesional como parte del proceso educativo
*El narcotráfico y la educación
*La violencia y la educación
*Los desafíos de la comunicación social, el futuro, el desarrollo  y la educación
*Los  derechos humanos, la recreación  y la educación
*La búsqueda de la libertad, la justicia social, la democracia y la paz universal
 
Una batalla decisiva son los Presupuestos Nacionales. Debemos asegurar que en los debates y decisiones sobre los  presupuestos nacionales se incorpore en forma definitiva un mínimo de 7% del Producto Interno Bruto (PIB), para financiar la educación de nuestros países, única manera de poder elevar la calidad educativa, y lograr la excelencia en todo el proceso educativo en la región.
 
Debemos proponernos darle una nueva vida a la UNESCO, para garantizar la educación pública gratuita y de calidad para todos a nivel mundial.
 
3.- Es vital interrogarnos
 
¿Cómo trabajamos con delicadeza, con respeto de la dignidad del ser humano, para lograr  cabezas no mediocres, con signo de excelencia, todo un cuerpo-mente, es decir  toda la dimensión material - espiritual de la persona, para lograr que la inteligencia del ser humano adquiera un señorío Siglo XXI, y poder desarrollar todo su potencial, su talento, sus aptitudes-actitudes, distinguiendo y armonizando la inteligencia conceptual, la inteligencia lingüística, la inteligencia emocional, la inteligencia práctica, la inteligencia imaginativa - creativa y la inteligencia espiritual, para que  se armonicen, se complementen; y asuman un compromiso con el yo personal y el yo colectivo de por vida y hasta después de la muerte, para sentirse realizados y ser servidores de la humanidad.
 
La educación hace que el individuo se vaya perfilando como persona y se formalice como ciudadano. No existe el Robinson Crusoe, y no es concebible un individuo sin educación,  sin comunidad, sin sociedad y sin Estado organizado.
 
El Estado, como organismo social y representación jurídico - político de la Nación y de toda la sociedad, juega un papel decisivo. 
 
El Estado es el principal responsable de poner en marcha las políticas públicas, y entre ellas, las políticas educativas, diseñando todo un sistema educativo para el nivel jardín infantil, primaria, secundaria, terciaria y de nivel post superior, tomando en cuenta los desafíos del lenguaje digital, y priorizando la creatividad sobre la normatividad.
 
De acuerdo a los avances de nuestro tiempo, será decisivo acoplar muy bien la educación pública, con la educación privada, y la formación profesional.
Y no podemos dudar que la prioridad estratégica corresponde a la educación pública.
                       
Segunda parte
 
4.- La educación personaliza, concientiza  y socializa al ser humano.
 
El proceso histórico nos enseña que la educación juega un papel fundamental para lograr la personalización, la concientización y socialización de cada ser humano, y del conjunto social. Es que en sí mismo es una dinámica maravillosa que:
 
  • Pone en su mirada, en su olfateo  y en sus pisadas, el acumulado de la enseñanza - aprendizaje de la especie humana. El proceso educativo permite que el acumulado cultural-civilizatorio, se integre a la vida de cada nuevo nacimiento, se enriquezca a lo largo y ancho del proceso histórico, y se incruste  en el mapa de ruta de toda la humanidad.
  • Así es como nos personalizamos, nos concientizamos y nos socializamos a lo largo de la vida, con pensamiento crítico,  búsqueda de la verdad y crear alternativas.
  • Y así es como avanza y progresa, con sus flujos y reflujos, la cultura y civilización que conforma nuestro nido, nuestro hogar común, y nuestra tarea de construir nuestro futuro.  
 
La educación en cada ser vivo que por naturaleza adquiere el derecho a la vida, se convierte en el 1er derecho adquirido gracias al patrimonio cultural de la humanidad. Por eso, la cultura define lo que somos, lo que queremos, lo que soñamos, lo que amamos, lo que hacemos, lo que proyectamos, lo que producimos, lo que consumimos, lo que acumulamos, lo que comunicamos, lo que creemos y creamos. El error y el acierto es parte de ella.
 
Nuestro lenguaje, nuestros signos, representan simbólicamente nuestro avance cultural.
 
Se considera que entre 20.000 o 30.000 años o más, paralelo al desarrollo del arte, fue madurando el lenguaje hablado, más tarde aparecerá el lenguaje escrito, y actualmente tenemos el lenguaje digital. Todo es parte de una larga evolución, de un complejo proceso de maduración, y de intensa dinámica de enseñanza - aprendizaje, que camina aparejado con el aumento de tamaño y complejidad del cerebro humano.
El lenguaje se ubica en la corteza neurofrontal, siendo vecino amigable de la zona donde se crean las ideas y los pensamientos.
 
Más allá del debate entre las teorías evolucionistas y creacionistas, el fenómeno COMPLEJIDAD - CONCIENCIA nos fue proporcionando el maravilloso y misterioso Universo en que protagonizamos nuestras vidas y nuestra larga marcha, que no sabemos hasta dónde nos llevará. Los científicos nos hablan del BIG - BANG, las religiones nos mencionan la obra de Dios, y los antropólogos nos dicen que la bipedestación (caminar sobre las dos piernas), y la fabricación de herramientas representan los momentos claves para hablar del auténtico ser humano, quien en su recorrido más conocido, se lo divide en los tiempos de la prehistoria y de la historia propiamente dicha, que se inicia a partir de la escritura. La educación aparece y va madurando con él, y por eso tiene su propia historia.
 
El nivel de avance que vamos adquiriendo se mide fundamentalmente por el nivel de conciencia y de protagonismo histórico del homo habilis, del homo erectus, del homo sapiens, del homo liudens, del homo siglo XXI...
 
5.- Y la aparición del  lenguaje y de la escritura, como de las matemáticas, se convertirán en momentos memorables. Estos aspectos definen nuestro nivel de desarrollo cultural. Por eso tiene tanta importancia el abecedario, como la lectura,  la escritura, la gramática, la lingüística.
 
La debilidad en lectura, en escritura, en gramática, en matemática nos indica nuestra fragilidad en nuestro propio proceso de enseñanza - aprendizaje, y desarrollo cultural.
 
Y el lenguaje representa un capítulo especial. Las palabras y los signos definen nuestra singularidad, y al mismo tiempo, nuestro grado de desarrollo humano, cultural y civilizatorio.
 
“La capacidad del habla se debe a la dotación genética del ser humano, y como explican los psicolingüistas, en lo esencial está impresa en el genotipo de nuestra especie”.
“El lenguaje es un sistema estructural de símbolos vocales arbitrarios, con cuya ayuda actúan entre sí los miembros de un grupo social...los contextos de las palabras van sumándoles así la historia de todas las épocas, y sus significados impregnan nuestro pensamiento. Cualquiera que hable una lengua, como explicó el lingüista norteamericano Noam Chomsky, interioriza una gramática generativa, que expresa el conocimiento de ese idioma; capaz de crear una eternidad de frases, pese a contar con recursos limitados...el niño percibe antes la lógica del lenguaje, que su propio sonido completo…” J. Bram
 
Todo es el resultado de la inteligencia humana, que adquiere la capacidad de deducir unas reglas gramaticales, sin que nadie haya necesitado explicarle previamente, y lo hace creativamente, por eso cada uno es original en el manejo del lenguaje, en el uso de las palabras y de las imágenes.  Esto nos indica que debemos promover la lecto-escritura, y estimular la creatividad.
 
Al mismo tiempo, debemos ocuparnos del desarrollo coherente de la memoria, y realizar los juegos espontáneos para estimular y desarrollar creativamente toda su potencialidad. La memoria es nuestra biblioteca, auxiliar fundamental de la inteligencia.
 
5.- Debemos registrar que los antropólogos indican que existen tres elementos que nos hacen totalmente diferentes en el reino de la naturaleza: la capacidad de aprendizaje, la capacidad de realizar trabajo libre, y el lenguaje, como principal medio de comunicación.
 
En todo el proceso educativo debemos aprender a sintonizar, sincronizar y dialectizar aprendizaje - trabajo y lenguaje. La cultura del trabajo es vital, ya que define la tarea productiva-creativa, y hace que nos sintamos realizados o fracasados en la sociedad.
 
El proceso educativo debe abordar con seriedad la problemática del mundo del trabajo, y ayudar para que el educando quiera y sienta cercanía efectiva - afectiva,  a lo que significa trabajar.
 
Conceptualizando aprendizaje-trabajo-lenguaje, y aprendiendo su significado, nos convertimos en “animales simbólicos”, ya que creamos símbolos, que juegan un papel significativo en la vida humana. (ej.: la cruz - la media luna, la hoz y el martillo, etc.)
 
La educación debe reeducarse a sí misma sobre la importancia de los símbolos significativos, y así poder transmitir a los niños-niñas, jóvenes y adultos, todo el tremendo valor de cada símbolo en la vida de cada persona y de cada comunidad. (la familia - la patria - el estudio - el trabajo - la escuela - la comunidad - el campo - los cultivos - los talleres, las fábricas, las oficinas, los centros deportivos, las Iglesias, la fe, la amistad, la cooperación-solidaridad, todos tienen un valor real y simbólico), que deben ser queridos y respetados.   
 
Los estudiosos nos dicen que “El lenguaje constituye en primer lugar un hecho sensorial, que recibimos con el oído o la vista...el cerebro descodifica fonéticamente una clave que le permite luego adentrarse en las ideas. El sonido pone la llave y abre la puerta, pero lo hace con una celeridad que supera todas las velocidades conocidas…”
 
Eso explica el carácter estratégico del lenguaje en el comportamiento y actividades del ser humano y en el proceso educativo. La educación asocia aprendizaje, trabajo y lenguaje.
Nuestro lenguaje es el resultado maravilloso de la relación entre nuestros sentidos -debemos estimular la percepción sensitiva-, asociarlo a nuestras neuronas (las células del cerebro), que nos permite lograr la comprensión de nuestro lenguaje, que en gran medida se convierte en una combinación de silencio, palabras y gestos, que sabemos tienen un gran poder de comunicación, convicción y seducción, por lo tanto, su buen cultivo y uso, es decisivo para todo el proceso de formación integral de la persona.
 
Debemos saber que el cerebro analiza los sonidos, capta el golpe de voz, y así obtiene la comprensión gramatical y sintáctica de la palabra entera que estamos procesando en nuestra intimidad, y en  nuestras conversaciones, y por ello debemos reflexionar sobre su significado e importancia estratégica en todo el proceso enseñanza - aprendizaje. La gramática es nuestro gran auxiliar.
 
Debemos entender que no existen cerebros en serie. Cada cerebro es original en sí mismo, ningún cerebro es igual a otro, cada uno tiene su propia anatomía y funcionamiento, por eso es necesario prestar atención a cada persona en el proceso del aprendizaje.
 
Debemos darle más importancia y dedicación al cultivo, cuido y desarrollo del lenguaje de los niños, niñas, jóvenes y adultos. No podemos seguir descuidando esa responsabilidad. Y las culturas bilingües, con mayor razón. Se puede empobrecer la educación y la persona, si no estimulamos la correcta utilización de la gramática de cada idioma o dialecto. Y también debemos promover la armonización de la palabra oral y la escrita. La escritura tiene gran importancia para el mejor ordenamiento de la mente.  
 
La estructura del pensamiento y la estructura del lenguaje operan en sintonía, y en la corteza neurofrontal se va operando la dinámica maravillosa de su procesamiento - creación.
 
Debemos trabajar en forma sistemática con la práctica y los temas escuchatoria y oratoria, para que los ciudadanos sean buenos intérpretes, buenos dialogantes  y buenos hablantes. Poner atención, escuchar primero y hablar después, es una buena disciplina.
 
6.- Una nueva conciencia y una visión concreta de los Derechos Humanos
 
La riqueza de todo el proceso educativo nos sacude y nos alerta. Y no es posible desarrollarla a plenitud si no tenemos clara conciencia de que es uno de los derechos fundamentales de la persona humana, sin distinción de edad, nacimiento, raza, religión, nacionalidad, género, etc. Basta que sea persona humana para comprender y entender, todo lo que significa la importancia de la vigencia efectiva de los derechos humanos, y toda la tarea que nos impone.
 
Los Derechos Humanos son universales, indivisibles, inalienables, imprescriptibles, irrenunciables. Y está sólidamente adherida al concepto de la dignidad de la persona humana, considera su estado de necesidad, y su sentido de libertad e igualdad de todos los seres humanos, sin distinción ni discriminación posible. Por lo tanto, es inadmisible que se obstaculice o niegue la educación a ningún ser humano. La educación es y debe ser para todos. La Carta Universal de los Derechos Humanos de la ONU lo consagra, como lo hacen diferentes Tratados Internacionales.
 
Y debemos trabajar con intensidad para convertirlo en un verdadero PRIMER DERECHO HUMANO, al alcance de todos y al servicio de toda la humanidad.
 
Esta conciencia es la que nos puede permitir  ir diseñando el mapa de los DD.HH., consagrado hace 67 años en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU.
 
Si la educación y los DD.HH. no caminan juntos, correremos siempre el riesgo de que se nieguen mutuamente. Y eso representa una tragedia.
 
El  solo hecho de que millones de personas de todas las edades, sean analfabetas absolutos o funcionales, nos hiere profundamente  la conciencia, patea nuestra propia dignidad, y estaría revelando que estamos perdiendo el sentido de que somos miembros de una sola familia humana, con derechos universales e iguales para todos - todas, por lo que es absolutamente inaceptable cualquier forma de exclusión, de inequidad, de violencia y de atropello de cualquier derecho. Será siempre una vergüenza que sigamos manifestando cinismo e hipocresía, al proclamar que todos somos seres iguales, que todos somos sujetos de todos los derechos con capacidad para ejercerlo, y luego, desvergonzadamente lo negamos en los hechos. FACTUM NON VERBA decían los romanos. La miseria - pobreza es uno de los peores atentados.
 
Por eso tiene sentido, actualidad, urgencia, el reclamo persistente. EDUCACIÓN PARA TODOS-TODAS - PÚBLICA - GRATUITA - DE CALIDAD.
 
En ese sentido, necesitamos y queremos reformular a fondo nuestra concepción educativa, buscando armonizar sus tres dimensiones fundamentales, que son:
 
  • Una educación para la vida, con toda su complejidad y sencillez
  • Una capacitación para el trabajo, con los retos de la formación profesional
  • Una formación para la acción ciudadana, con todos los desafíos que supone la lucha por la libertad, por los derechos humanos, la solidaridad, la democracia, la justicia social, y la conquista de la paz.   
Se nace para aprender y se muere aprendiendo, la vida en sí, es todo un proceso de enseñanza y aprendizaje
 
7.- Enseñando para vivir
 
Está en circulación una película titulada “Enseñando para vivir”, donde tanto el padre aprende a ser padre y el hijo aprende a ser hijo. Siempre estamos aprendiendo.
 
Aprender a vivir bien es la consigna del siglo XXI. El buen vivir es el mandato.
 
Y para ello debemos captar que nuestro tiempo histórico, se encarga de generar nuevos paradigmas. Debemos reaprender muchas cosas. Necesitamos repensar la misma vida.
 
Y para avanzar en nuestro nuevo aprendizaje, debemos proponernos empoderarnos de una manera sencilla de las ciencias, de las tecnologías, y de las diferentes disciplinas que nos permiten apoderarnos del entorno para ser efectivamente dueños de la realidad, cada vez más compleja y contradictoria.
Francisco nos dice que “La realidad es superior a las ideas que podamos tener de ella”. Debemos reconfigurar nuestras ideas, nuestros conceptos, y nuestra mirada sobre la realidad que cambia vertiginosamente.
 
La relación materia - energía debemos trabajarla con persistencia, y clarificar la importancia de la relación dialéctica entre materia y espíritu, ya que nuestra principal riqueza, que está a nuestro alcance, está conformada por los elementos materiales y espirituales que nos proporciona la vida, que está presente en la realidad y que se integra al cosmos. Somos parte del universo.
 
Un dato curioso, no nos hemos percatado del profundo significado que representó domesticar el fuego hace más de 450.000 años, aunque los estudiosos nos indican que solamente desde hace 40.000 años se convirtió en un uso hogareño diario. Lo mismo podemos decir de la rueda y su multiplicación fantasmal. Hoy nos indican que la cantidad de ruedas que circulan por las ciudades y campos, indica el nivel de progreso de esa comunidad.
 
Y estamos retados a familiarizarnos con el empleo y dominio de la cultura digital. El lenguaje binario nos desafía sin contemplaciones. Debemos proponernos domesticarlo efectivamente.
 
Dos cuestiones claves de nuestro tiempo, es el problema de la igualdad de género que debemos desarrollarlo con honestidad en el proceso educativo, para eliminar el machismo y el feminismo. Está asociado profundamente con los Derechos Humanos.
 
El otro tema es el desarrollo de la cultura ecológica. Necesitamos reasociar la vida normal con la naturaleza, ya que somos parte de ella. Y es preciso generar una conciencia ecológica, para asumir responsablemente el cuido y la defensa del medio ambiente. Es el Derecho de nuestra Madre Tierra, nuestro hogar común, la Pachamama - Francisco, con su Laudato Si, y Cambio Climático Cop 21- París, nos imponen este mandato para todo el Siglo XXI.
 
No podemos aceptar que siga avanzando perversamente el cambio climático. Debemos hacernos cargo de las Conclusiones y Acuerdos de la Cumbre sobre el Cambio Climático. Debe ser un tema transversal de los programas del sistema educativo.
 
El derecho a la vida es un proceso natural. El derecho a la educación es un proceso cultural. La educación está en el germen de la vida, y comienza a procesarse desde el útero materno y el nacimiento, para adquirir mayor dinamismo a partir del  uso de nuestra razón, que desarrolla progresivamente nuestra compleja inteligencia y todo nuestro ser.
 
Acaso es necesario repetir una vez más: la educación es el primer derecho humano. Aprendamos a respetarla y ponerla en vigencia.
 
Además, la educación es una vocación y una pasión. Es inseparable de la vida. Y el corazón de todo el proceso está centrado en el sujeto, en los niños-niñas, en los adolescentes, en la juventud y en los adultos, que aprenden a ser protagonistas.
 
Por alguna razón muy válida, Jesús decía: “Dejad que los niños vengan a mí”.
 
Nos indica aproximación, afecto, simpatía, amor, que en definitiva es -o debe ser- la esencia de todo el proceso educativo, de toda enseñanza - aprendizaje.
 
Ante esta perspectiva, surgen las preguntas ineludibles: ¿los niños son objetos o sujetos? ¿La juventud es objeto o sujeto? ¿Los adultos somos sujetos o somos objetos?
 
No podemos dejar de interrogarnos, y mucho menos podemos dejar de buscar y encontrar las respuestas que el momento  histórico, y todo el presente siglo, nos ofrece como desafío de nuestro tiempo - espacio.
 
Es la única manera de interpretar el pasado, de sudar el presente y de empoderarnos del futuro.
 
Y para apoderarnos del futuro, necesitamos ser dueños de nuestro pasado, protagonistas de nuestro presente, e imaginar el porvenir.
 
Octavio Paz nos indica que “Toda sociedad se imagina a sí misma”. Solamente una visión anticipada de futuro, nos hace diferentes, y nos coloca como referentes de las nuevas generaciones.
 
“Toda sociedad se imagina a sí misma...y cada vez que se repiensa, se instituye como cultura”. O. Paz.
                             
“Por una nueva educación para una nueva cultura”
 
“Solo el conocimiento que llega desde adentro es el verdadero conocimiento”. Sócrates.
Atras
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Noticias
V Congreso mundial de UNI Global Union
Noticias
Correo del Orinoco: una memoria de 200 años
Noticias
Curso de redes: abierta la inscripción
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org