Noticias
Los desafíos del sindicalismo siglo XXI
Semana de la Formación Sindical: un evento para reflexionar sobre la realidad en forma integral.
Por RoRó.
 
Estamos en un momento desafiante de la historia humana, la vida argentina y de toda América Latina - Caribe. Todo va aconteciendo en un escenario de cambios vertiginosos. La realidad se nos presenta cada vez más compleja y contradictoria.
 
Cada vez más se reclama nuestro protagonismo consciente y deliberado. En una sociedad democrática ya no podemos ser simples observadores de los procesos y sucesos de la vida socio-política, socio-económica, socio-cultural y socio-espiritual. Hechos e ideas, políticas públicas y privadas nos impactan y afectan profundamente.
 
El Encuentro Movimiento Sindical, Incasur y la universidad tienen nuevos motivos para repensar muchas cosas y reflexionar sobre la realidad en forma integral. Es imposible ignorar las nuevas relaciones de fuerza establecida entre el bloque en el poder y las organizaciones de visión nacional y contenido popular.
 
Necesitamos repensar muchas cosas, ya que de alguna manera somos los que pensamos, pero, sobre todo, necesitamos reflexionar sobre la nueva realidad tan compleja y contradictoria, con los cambios tan vertiginosos que se producen en ella y que fácilmente nos produce desasosiego, turbulencia, confusión, inseguridad, incertidumbre, y malestar.
 
Por todo ello, tiene una importancia extraordinaria la II Semana de Formación Sindical que promueve el encuentro del Movimiento de Trabajadores, Incasur y la universidad. En septiembre del año pasado realizamos el primer encuentro y fue una rica experiencia.
 
Para promover el debate, comprensión y propuestas de abordaje de todo lo que representa las nuevas realidades es que programamos la II Semana de Formación Sindical.
 
Para el nuevo encuentro proponemos reflexionar sobre los siguientes temas-problemas:
 
1.- El papel del sindicalismo en la sociedad actual, en una realidad en crisis y de profundos cambios.
 
Sobre la materia, un importante dirigente sindical, Presidente de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE), Julio Fuentes, expresó en la Organización Internacional del Trabajo (OIT):
 
“No solamente nos interesa y luchamos por el salario que necesitamos ganar,      sino también luchamos por la sociedad en la que queremos vivir”.
 
Estas dos dimensiones del quehacer sindical representan un conjunto de tareas que no podremos eludir en la perspectiva de la formación de los líderes para el presente siglo XXI.

La Nación Argentina, el proceso socio-económico, socio-político, socio-cultural, y todo el movimiento sindical necesitan de una nueva siembra de liderazgos del siglo XXI.
 
En nuestra preocupación están presentes el ser argentino-latinoamericano-caribeño, el tiempo de la crisis global y de los cambios vertiginosos, como la tarea histórica de los pueblos y trabajadores organizados, y el papel en general de los movimientos sociales, de los ciudadanos y, en particular, del propio movimiento sindical, que necesita reconvertirse en la columna vertebral del mundo del trabajo y de la institucionalidad democrática de la Argentina, que se reconoce como parte substantiva de toda la América Latina-Caribe.
 
2. Compromiso social y político de los dirigentes sindicales. El rol del dirigente sindical ante los cambios profundos que se producen en la organización del trabajo y en la renovación del movimiento sindical.
 
En este aspecto, los tristes acontecimientos que perturban los procesos democráticos en toda la región -y a nivel mundial-, y aquellos sectores que utilizan todos los medios posibles, como la violencia, el terrorismo, los golpes de estado, la guerra mediática, la guerra económica, las “guerras preventivas”, no hacen sino buscar caotizar nuestras sociedades y nuestros avances, en búsqueda de la consolidación de los procesos democráticos, y en la concreción de la solidaridad y la justicia social.
 
Y un dato adicional de gran trascendencia es el plan empresarial (ver editorial del diario La Nación del 16 de junio 2016) que busca una profunda reforma laboral para debilitar al máximo las conquistas y derechos laborales, que han permitido convertir al trabajador argentino como sujeto de derechos y de deberes, ciudadano de primera, y al movimiento sindical, como parte de la institucionalidad del país.
 
Es necesario analizar toda esta problemática, ya que hoy se están colocando nuevas fronteras en la sociedad argentina y latinoamericana-caribeña. Reaparecen las élites divorciadas de los pueblos, son los CEO que pretenden conducir-administrar la sociedad dentro del viejo esquema de la exclusión social y de la invisibilización de los protagonistas reales. Lo único que cuentan son los empresarios-mercaderes.
 
Es alarmante el empeño y el dinero que se pone para sacralizar el pensamiento neoliberal y todas las políticas públicas, entregadas directa o subrepticiamente a la gerencia privada.
 
Hoy somos más conscientes que nunca de que “El mundo ya no es lo que era”, como lo afirmó sabiamente Paul Valery, y de que “La verdad es hija del tiempo, no de la autoridad”, más todavía cuando la autoridad se confunde con autoritarismo.
 
3. Nuevos liderazgos sindicales en el siglo XXI. Los jóvenes dirigentes. La formación sindical para esta nueva etapa. Métodos y herramientas que se renuevan.
 
El mundo es un escenario de oportunidades y, lamentablemente, el panorama de los despidos y el aumento de la desocupación frustra las aspiraciones de realización de la juventud, que requiere de nuevas iniciativas y nuevos enfoques en la formación profesional y en la formación social, sindical y política, con nuevos contenidos y nueva metodología.
 
Al mismo tiempo, la reivindicación de épocas oscuras, y/o violación de los derechos humanos, los “tarifazos”, las amenazas contra los procesos de integración, buscando recolocar los tratados de libre comercio como prioridad de la política nacional, la reinserción en la geopolítica de los grandes centros de poder, con clara definición antinacional y antipopular, que van colocando en un ambiente de ansiedad y angustia personal y colectiva a nuestro pueblo, en especial a los estudiantes, requiere analizarlo y reflexionarlo colectivamente.
 
La reflexión en la lucha social, sindical, política, cultural, moral, espiritual es una necesidad ya que nos permite adquirir mayor profundidad en el manejo de la realidad y, así, trascender lo superficial para ir más allá de la percepción y del conocimiento puro.
 
El verdadero conocimiento es el que nace de adentro del ser humano y de las organizaciones para abordar la problemática de la vida, de la conciencia, de la existencia social y la esencia del ser humano en su dimensión individual, comunitaria y colectiva, a partir de los problemas cruciales que se vive a diario.
 
Requerimos de nuevos elementos de análisis, esfuerzos y tareas de investigación – acción, nuevas formulaciones políticas y estratégicas, tanto para responder a los desafíos que la situación nos plantea la tarea de la formación de los trabajadores y la formación de los cuadros dirigentes sindicales y de las organizaciones populares en general, labor en la que Incasur y las universidades podrán aportar ricamente.
 
4. La problemática de la igualdad de género en la lucha social y en el movimiento de los trabajadores.
 
La igualdad de género es un tema crucial de nuestro siglo, y revela el salto cuantitativo y cualitativo que se está desarrollando en la convivencia humana, en especial en materia de los derechos humanos y en la relación cultural igualitaria entre el hombre y la mujer, en la tarea moral y política de construir la ciudad y la sociedad que soñamos y queremos. Nos necesitamos mutuamente y no podemos seguir manejando criterios de discriminación en el protagonismo necesario para transformar la realidad en la que vivimos. Y la formación ideopolítica y político-estratégica debe contemplar con mucho acierto esta visión, que se convierte en una tarea irrenunciable.
 
5.- El proceso de unidad del Movimiento Sindical Argentino
 
El proceso político-histórico ha creado nuevas realidades y nuevas circunstancias, que ha obligado a la dirigencia sindical del país a buscar y concretar procesos de unidad que merecen ser analizados con seriedad para interpretarlos y dimensionarlos cabalmente.
 
Los procesos unitarios no siempre son fáciles de realizar con éxito. Requiere de una conciencia despierta y madurez dirigencial. Y por eso se indica que tiene etapas: unidad de acción – unidad programática – unidad orgánica.
 
Ya se ha dado una unidad orgánica entre las diferentes CGT, y se menciona a menudo el avance de unidad de acción entre la CGT y las dos CTA.
 
Estos acontecimientos no podrán ser ignorados al plantearnos reflexiones de fondo sobre el futuro del sindicalismo siglo XXI.
 
6. El papel de las universidades e Incasur en la formación de un nuevo liderazgo sindical.
 
Cada vez nos resulta más evidente que el papel de las universidades tiene carácter estratégico. De verdad que estamos viviendo un cambio de época que nos obliga a todos a repensarnos y aprender a reformular nuestros objetivos históricos y tareas.
 
En esto, la cooperación entre Incasur -que desde 1971 viene trabajando en toda la región del cono sur en la formación de las bases, de los cuadros, de los dirigentes y de los líderes del movimiento de los trabajadores- y las universidades tendrá una resonancia propia y podrá significar una fructífera labor.
 
Considerando que la universidad es el ámbito propio de la enseñanza superior, investigación y creación de cultura científica y humanística, donde lo uno y lo diverso se conjugan; es vital que su aporte en este tiempo histórico sea cada vez más decisivo, tanto para el mayor y mejor conocimiento de la realidad como para un nuevo enfoque de la organización de la sociedad, abordando con celo la problemática del trabajo, revisando el papel del capital, de la tecnología, de los recursos naturales, la gestión social y de todo lo que implica el desarrollo eficiente del talento humano, para que cada ciudadano y, en particular, los dirigentes sociales, sindicales, políticos, empresariales, religiosos tengan la visión del compromiso social, del bien común y del destino universal de los bienes, guiados por una conducta de relevancia ética.
 
Las universidades en América Latina, desde 1538, han cumplido y siguen cumpliendo una gran tarea y se han colocado como núcleo cultural de la sociedad.
 
Y en la Argentina, desde la primera universidad fundada en Córdoba en 1613, ha desarrollado una gran labor en la formación de los nuevos liderazgos y ha marcado los pasos en toda la región con la reforma universitaria de 1918, que indudablemente sirvió y sirve para repensar y reflexionar sobre su tarea futura. Incasur tiene el firme propósito de palpitar al unísono con las universidades esta conmemoración del centenario de la reforma de Córdoba.
 
Confiamos plenamente en que este nuevo encuentro, II Semana de la Formación Sindical, con las perspectivas de los desafíos del sindicalismo siglo XXI, servirá para profundizar nuestra relación y aportará elementos valiosos para las responsabilidades y tareas que en común realizamos el movimiento sindical, Incasur y la universidad.
 
Para más información sobre la Semana de Formación Sindical:
 
Se viene la Semana de Formación Sindical
Semana de Formación Sindical: día por día
 
Foto: Semana Incasur 2015, Jornada UBA.
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org