Noticias
“Emilio, hoy te recordamos más que nunca”
El homenaje del Lic. José Merced González Guerra, a 20 años de la partida de Máspero.
El 31 de mayo del año 2000 nos dejaste físicamente para emprender tu misión extraordinaria hacia la trascendencia. Tu vida de entrega generosa a los más pobres, a los más necesitados, a la clase trabajadora sigue siendo ejemplo y testimonio para las nuevas generaciones, para seguir trabajando en ese proyecto político histórico por la liberación humana, en función de la promoción humana integral, personal y colectiva de todos los trabajadores, sin distinción alguna.
 
El Centro Nacional de Promoción Social, a partir de tu fallecimiento, ha promovido por distintas vías el testimonio de tu trabajo, tu militancia, tu compromiso, tu liderazgo y sobre todo tu gran capacidad y visión respecto al ser y quehacer del movimiento de los trabajadores.
 
Se han difundido tus publicaciones, tus orientaciones y hemos asumido el manifiesto y herencia política que nos dejaste en el 11º Congreso de CLAT que realizamos en noviembre de 1998 en la ciudad de México, porque sigues siendo guía para el quehacer de los trabajadores y sus organizaciones en esta lucha sin igual que libramos por la dignificación del trabajo humano y de quienes lo ejecutan.
 
Tu ausencia ahora es más notoria, ya que vivimos una crisis excepcional, más allá de las que tú diagnosticaste y pronosticaste, ofreciendo pistas de orientación para dar respuesta a las situaciones que se han presentado en las diversas regiones  del mundo, en las diversas etapas de la historia, en las que fuiste actor y protagonista.
 
Hoy vivimos una crisis profunda a partir de una pandemia, a raíz del virus denominado coronavirus, que ha provocado una enfermedad que en todo el mundo se ha identificado como COVID-19 y ha obligado a una emergencia sanitaria por su impacto en la vida y el futuro, tanto de las poblaciones de los países más avanzados, como de los más pobres, y cuyos estragos son lamentables por el número de contagiados, enfermos, hospitalizados y fallecidos.
 
No ha habido liderazgo mundial que haya estado a la altura de asumir y orientar soluciones a esta crisis. Se habla de un virus nuevo, de una nueva enfermedad que no estábamos preparados para enfrentar; se ha dado la emergencia en todo el mundo, en la mayoría de los casos, sin las condiciones mínimas para asumirla y en cada país se adoptan medidas conforme a posibilidades, capacidades y respondiendo a estudios de técnicos y especialistas, académicos y científicos que han hecho sus aportes para enfrentar dicha situación.
 
Por ello pensamos en tu liderazgo, en tus profundos análisis, reflexiones, propuestas y respuestas que nos planteabas en las diferentes sesiones de trabajo, de información, de formación, organizativas o políticas; en reuniones formales e informales, locales, nacionales o internacionales, que siempre nos hacían profundizar, discutir en común, buscar soluciones y tomar decisiones para la organización y la acción.
 
Y no sólo para enfrentar tareas de carácter sindical o en la organización y acción del movimiento de los trabajadores, sino en todo el quehacer social, político, económico, cultural, ético, etc. Seguramente, toda esta problemática del coronavirus la estaríamos analizando contigo y encontraríamos nuevas vías y respuestas para asumirla con responsabilidad y eficiencia.
 
Pero hoy, en este vigésimo aniversario de tu partida, queremos en especial rendir homenaje y honrar tu memoria por la generosidad de dedicar tu vida a este trabajo de liberación humana, a partir del desarrollo de la conciencia crítica y política de los trabajadores para forjar militantes, promover cuadros y preparar dirigentes que asumieran los problemas, las necesidades y aspiraciones de los trabajadores. Que asumieran el compromiso de organizar a los no organizados, a los más vulnerables, a las niñas y niños trabajadores, a la juventud trabajadora, a los que sufren alguna discapacidad, a los que están privados de la libertad, a los jubilados y pensionados, a los migrantes a los campesinos y a tantos otros que viven en el desamparo, en una sociedad que margina y humilla la dignidad humana.
 
Tú nos los presentabas con los rostros de esos hombres y mujeres que sufren, planteándonos “ los rostros que configuran la nueva clase trabajadora actual, la que necesita continuar imponiendo el pleno respeto a la dignidad del ser humano y del trabajo humano, junto con su primacía y sus protagonismos centrales; la que necesita continuar promoviendo y defendiendo sus derechos, sus intereses, sus valores, sus aspiraciones, sus sueños y utopías".
 
Vivimos una crisis profunda que se agrega a la crisis social, económica, cultural y ética, a las crisis de las instituciones de toda índole, de partidos políticos y organizaciones sociales, que buscan orientaciones y respuestas, para enfrentar la problemática que abruma y que hoy vive su clímax, con la desesperación que nos ha obligado al confinamiento, al cierre de fábricas, centros de trabajo, centros culturales, de recreación, de  cultura, del deporte, de expansión, etc.
 
Buscamos la palabra serena, la reflexión clara y ecuánime de una persona como tú que nos daba confianza, permitía el diálogo, la confrontación sana, que enriquecía el pensamiento, ponderaba los problemas, permitía decidir prioridades y siempre concluía con respuestas y propuestas, ante la problemática planteada en diversas circunstancias y lugares.
 
Cuánta falta hace tu liderazgo visionario, el de la confrontación seria, ideológica o política, económica o social, cultural o religiosa, con un sentido ético, a partir de la concepción humanista, nutrida de valores y principios que elevan la dignidad humana. Y por eso te recordamos, para que estés presente en toda esta problemática que vivimos y que se refleja claramente en el ámbito en el que viviste y vivimos contigo, que es el mundo del trabajo, el movimiento de los trabajadores, el Movimiento Sindical, que hoy sufre su crisis más profunda, porque se ha ido perdiendo precisamente el alma y contenido del ser y quehacer como trabajadores, como personas y como protagonistas de los cambios sociales.
 
Hoy la democracia está lastimada, los partidos políticos se han desnaturalizado, la polarización entre gobiernos y oposición se atrofia por la mediocridad, la falta de visión y compromiso por el bien común; prevalecen como eje de la vida, el dinero, la ganancia, el lucro, el beneficio, manteniéndose el esquema de la concentración de la riqueza en pocas manos, con la consecuente pauperización de las mayorías, que hoy se debaten en la sobrevivencia y en la marginalidad; se mantiene como eje regulador el mercado, esa mano invisible que es tan visible porque mueve todas las palancas, principalmente del empresariado, que en su  mayoría, opta por este sistema del “sálvese quien pueda” y  nos hace recordar tus señalamientos sobre el análisis de la realidad y del sistema económico que oprime y reprime.
 
El movimiento sindical sigue entrampado, por su poca representatividad y su incapacidad para entender la unidad como un proceso y no como un decreto; no es capaz de darle vida a la solidaridad, que hoy más que nunca es una exigencia ética, por la brecha que se abre cada vez más entre la pobreza y la riqueza y que impacta de manera especial el futuro de los jóvenes, de las nuevas generaciones, de los profesionistas y los que acceden a las nuevas tecnologías, en donde se encuentran cercados por mentalidades y comportamientos, que no les permiten avanzar en aras de su desarrollo humano integral.
 
La integración de nuestros pueblos fue una de tus prioridades y la prédica en todo el mundo, llamaba a la importancia, urgencia y exigencia, de la unión latinoamericana, de la integración de nuestros pueblos, para poder presentar juntos un frente común para el crecimiento y desarrollo de nuestros pueblos.
Hoy incluso, la palabra desarrollo ha salido del vocabulario y del diccionario común, porque no se quiere conjugar y armonizar lo político con lo económico, con lo social, lo cultural y ético, para imponer la primacía de lo humano y el trabajo como medio de realización de la persona. Y en esta crisis global nos debatimos y polarizamos entre los pueblos, sobre derechas e izquierdas, entre populismo y gobiernos de fuerza que imponen y disponen, como en los peores momentos, de aquellas noches negras del fascismo.
 
Tu pensamiento humanista, tus propuestas, las llevaste al seno del Movimiento Sindical, principalmente de la Central Latinoamericana de Trabajadores y de la Confederación Mundial del Trabajo, de las que fuiste dirigente de excepción, en cada una de las organizaciones  que se nutrieron  de ese pensamiento, de los valores y principios del humanismo integral,  en cada rincón de América latina, del Caribe y en otros países del mundo.
 
Aún seguimos reflexionando y nutriéndonos de esa savia doctrinaria e ideológica, que da pauta a continuar trabajando por la promoción humana, para dignificar el trabajo, para garantizar que los trabajadores puedan gozar del mínimo indispensable para vivir con dignidad y que puedan acceder al empleo digno, al salario remunerador, a la educación, la vivienda y la salud, así como a la recreación y al desarrollo cultural, para construir una sociedad, donde pueda garantizarse este mínimo vital a las nuevas generaciones, que cada vez es más difícil de conseguir, por las mentalidades y comportamientos de un sistema, que se niega a cambiar y que prefiere mantener los privilegios en base a la corrupción y a la explotación de los más pobres y marginados.
 
Por eso, en este vigésimo aniversario de tu partida, tu recuerdo en México es más sensible para quienes nos tocó en suerte trabajar a tu lado, recibir tus orientaciones, tu apoyo y acompañamiento solidario y que en muchas ocasiones compartiste con nosotros los problemas, angustias y aspiraciones, de quienes hemos creído en la necesidad de transformar esta sociedad injusta y desigual, en una más justa y humana.
 
Tú estuviste acompañando la fundación y constitución del Frente Auténtico del Trabajo en octubre de 1960, trabajaste con nosotros en su desarrollo y expansión; posteriormente apoyaste el trabajo de la organización y formación de los trabajadores y ayudaste a que muchos de nuestros militantes, pudiesen acceder a los Centros de formación superior, como fue el Instituto Latinoamericano de Estudios Sociales, el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales o la propia Universidad de los trabajadores de América Latina. En estos centros se formaron muchos cuadros y dirigentes del FAT que sirvieron y han servido dignamente a sus organizaciones.
 
Por tu invitación, nos presentamos como candidato a la Secretaría General Adjunta dela CMT en 1973 y siendo electo, nos apoyaste y acompañaste en toda esta tarea sindical internacional y posteriormente en 1978 nos invitaste a presentarnos como candidato al Buró ejecutivo de la Central Latinoamericana de Trabajadores, permitiendo integrarme a ese equipo de conducción de la CLAT, que ha sido referencia ideológica y política, en el plano latinoamericano y mundial, por su trabajo, sus contenidos, el trabajo de organización y acción, de comunicación y publicaciones, de defensa y promoción de los derechos humanos de los trabajadores, de sus organizaciones y los pueblos, que siempre estuvo presente en los graves conflictos y situaciones que en América latina y el Caribe se dieron en la última mitad del siglo XX, hasta nuestros días y que siempre, las posiciones y acciones consecuentes con ese pensamiento, se han manifestado en el Movimiento de los trabajadores.
 
En 1988 con gran entusiasmo el Buró de la CLAT y su Comité Ejecutivo, apoyaron sin reserva la fundación del Centro Nacional de Promoción Social -CENPROS- que ha sido el instrumento que ha mantenido esa política de la entonces CLAT y que trabajó en la promoción para la afiliación de trabajadores en México, a dicha central;  en su tiempo se afiliaron la Confederación Obrera Revolucionaria (COR), el Consejo Nacional de los Trabajadores (CNT), y la Federación de Sindicatos de Trabajadores al servicio de los gobiernos, estados y municipios de México (FSTEGEM) y que juntos en 1998, seríamos anfitriones del XI Congreso Latinoamericano de la CLAT, con el tema central sobre la comunidad latinoamericana de naciones, en el que a partir de un amplio análisis diagnóstico de la realidad latinoamericana y mundial, se  debatieron los problemas de la integración, del empleo, de la seguridad social, de la educación, de la deuda externa y social, del futuro del sindicalismo nacional e internacional, de los procesos de unidad, etc. y donde hemos tomado decisiones, mediante un Plan de acción, que fortaleciera la lucha de los trabajadores para la transformación de la sociedad.
 
En este Congreso, el último de tu vida, nos has dejado un testamento político que hemos denominado Movimiento de trabajadores siglo XXI, donde están las líneas de acción que nos marcaste y que en una de sus partes, manifiesta “quisiera enfatizar categóricamente, que vale la pena dar la vida por todo esto, como lo han hecho antes de nosotros, cientos y miles de compañeras y compañeros”.
 
Por ello el 31 de mayo del 2002, el Comité Ejecutivo de la entonces CLAT, tomó ladecisión de dedicar este día anualmente, al recuerdo de nuestras compañeras y compañeros que ofrendaron sus vidas, en el campo del honor del trabajo y en las luchas por la justicia social y CENPROS, en sus planes de trabajo anuales, ha mantenido tanto la idea de acción, como el contenido ideo-político, para fijar su estrategia, en función del objetivo de tu vida, que fue esencial para el trabajode la CLAT y la CMT, buscando la liberación humana integral, la dignificación del trabajo humano y la construcción de una sociedad más justa, humana y solidaria.
En este vigésimo aniversario de tu partida, para cumplir con tu misión trascendental, te recordamos con todo lo que nos dejaste en publicaciones, en mensajes, pero sobre todo en el testimonio de tu vida familiar, social, política y en el campo del mundo del trabajo, con el Movimiento de los trabajadores. Seguiremos honrando tu memoria, asumiendo la tarea confiada.
Atras
Noticias
Pandemia, crisis e integración
Noticias
América Latina y los trabajadores
Noticias
Noam Chomsky: "La supervivencia de la democracia está en juego"
Noticias
Internet se rompió
Noticias
Sobre el exceso del legítimo reclamo
Noticias
América Latina y los trabajadores en el pensamiento de Francisco
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
Los invitamos al encuentro online de CEN....
Con entrada libre y gratuita....
Jueves 28 de Noviembre | 18 hs. ...
Próximo 24 de septiembre de 9.30 a 12.30 hs....
Continúa el ciclo de talleres....
Abierta la inscripción....
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: 11-3083-9696 / 11-6836-5658 -- comunicacion@incasur.org