Noticias
Paraguay: mensaje a los Obispos denunciando la severa crisis que afecta al país
En ocasión del encuentro de la Conferencia Episcopal paraguaya, la Central Nacional de Trabajadores (CNT) envió una misiva refriéndose a los problemas políticos, sociales y económicos, en particular la situación de extrema pobreza que todavía afecta a gr
La carta esta dirigida a Monseñor Ignacio Gogorza, presidente de la Conferencia Episcopal y fue firmada por Miguel Zayas Martinez (Secretario general en ejercicio), Pedro Parra Gaona (Secretario General Adjunto, Área de Relaciones y Prensa), Mario Insfrán (Secretario General Adjunto) y Bernardo Zárate (Secretario General Adjunto, Área de Conflictos).
Textualmente, el texto desarrolla los siguientes puntos:

1.- LA CRISIS DEL PAÍS: El país enfrenta una de las crisis más profundas de su historia. Es una crisis generalizada y recurrente, y al mismo tiempo, una crisis que afecta a todas las estructuras de la sociedad, a la dinámica del pensamiento y a los tejidos espirituales de los hombres y las mujeres de nuestro país. Es una crisis política, económica, social, cultural y espiritual.
Más que nunca es urgente un verdadero SANEAMIENTO MORAL Y POLÍTICO DE LA NACIÓN PARAGUAYA.
2.- EL ESCÁNDALO DE LA CORRUPCIÓN: Un factor detonante funesto de casi todo el cuerpo social y que muestra su estado de descomposición es LA CORRUPCIÓN GENERALIZADA. Es una afrenta diaria al pueblo y una burla a las leyes, a las buenas costumbres y a la VERDAD. El grado de insolencia que ha adquirido la corrupción en el país, en grado más alarmante a nivel de las clases dirigentes, tanto del sector público como del privado, nos alerta sobre su peligrosidad, consagrando una maléfica IMPUNIDAD. Los ladrones ya no tienen vergüenza de nada y se sienten dueños privados de los intereses de la nación.
3.- LA POBREZA ALARMANTE: No necesitamos utilizar cifras para denunciar lo que está a la vista, la pobreza creciente de nuestra población. VIVIMOS UNA SOCIEDAD DE EXCLUIDOS. El desempleo, la miseria de mujeres, hombres, niños, niñas que se convierten en fábricas ambulantes de la PROSTITUCIÓN, EN TRATA DE BLANCAS Y EN UNA TRÁGICA DIÁSPORA DE NUESTROS CONCIUDADANOS que buscan en la DOLOROSA Y FRUSTANTE CORRIENTE MIGRATORIA LA SALVACIÓN DE SU FUTURO, nos indica a diario que esta tragedia ya no es posible seguir soportándola.
Los campesinos, buscando un pedazo de tierra para sobrevivir y montar un rancho, son reprimidos sin misericordia en forma diaria. Los trabajadores en los centros urbanos son sometidos a JORNADAS LABORALES que sobrepasan las 10 y 14 horas, y si pretenden organizarse sindicalmente son simplemente despedidos, violentando todas las normas nacionales e internacionales que buscan preservar la LIBERTAD SINDICAL, LA CONTRATACIÓN COLECTIVA Y EL DERECHO DE HUELGA. Es como si existiera UNA GRAN CONSPIRACIÓN TANTO DEL SECTOR PÚBLICO COMO DEL SECTOR PRIVADO CONTRA EL MUNDO DEL TRABAJO.
COMO MOVIMIENTO DE TRABAJADORES, denunciamos LA EXPLOTACIÓN DEL TRABAJO HUMANO y la búsqueda de imponer tanto a nivel nacional e internacional UNA CULTURA INDIVIDUALISTA, UNA CULTURA DE SUPUESTO LIBRE MERCADO Y UNA ÉTICA DE PRAGMATISMO que agrava diariamente la desigualdad y la tragedia de la exclusión social. LA INJUSTICIA SOCIAL Y LA INEQUIDAD caracterizan a nuestra sociedad en crisis. Pareciera que nos estamos convirtiendo en UNA REPÚBLICA SOJERA Y DE TERRATENIENTES, GOBERNADA POR DIRIGENTES MEDIOCRES Y CORRUPTOS, QUE VAN IMPONIENDO LA CONTRA CULTURA DEL TERROR, DE LA VIOLENCIA Y DE LA INSEGURIDAD. ADEMÁS, SE CRIMINALIZA Y SE JUDICIALIZA LA LUCHA SOCIAL. La problemática es compleja. El Estado está ausente de una verdadera política educativa y de salud. La seguridad social es altamente deficiente, y no se tiene nada en materia de reforma agraria seria. Los indígenas siguen soportando su miseria diaria. No existe una POLÍTICA PARA GENERAR EMPLEO Y MUCHO MENOS UNA POLÍTICA MIGRATORIA.
4.- LA RESPUESTA NECESARIA: El país reclama un CAMBIO URGENTE Y PROFUNDO.. Un cambio que permita reconstruir los tejidos morales, sociales, políticos, económicos y espirituales de la sociedad paraguaya.
Los trabajadores y el movimiento sindical que representamos, asumiendo nuestra propia responsabilidad y nuestras propias contradicciones, inspirados en un HUMANISMO INTEGRAL que busca rescatar la dignidad humana y el respeto pleno de los DERECHOS HUMANOS, somos partícipes de esta exigencia de CAMBIO que requiere nuestro país.
En esta búsqueda de sumar esfuerzos para que se de en los mejores términos este CAMBIO URGENTE Y PROFUNDO, recurrimos a nuestra IGLESIA CATÓLICA para solicitar su participación en la orientación del proceso político que está en marcha, y que plantea una exigencia ética ineludible. En efecto, nadie puede quedar al margen ni indiferente ni neutro en ESTA HORA DE LOS CAMBIOS QUE EL PAÍS TODO RECLAMA PERENTORIAMENTE.
Como trabajadores e hijos de nuestro querido Paraguay, confiamos en que LA IGLESIA CATÓLICA, en el nivel de sus máximos representantes, y dentro de su labor pastoral específica, respaldará el anhelo colectivo de encontrar el camino y CONSTRUIR EL PROCESO DE UN CAMBIO DEMOCRÁTICO CON JUSTICIA SOCIAL Y LA PAZ que necesita todo el país.
Recordamos la visita del Santo Padre Juan Pablo II, quien nos predicó la necesidad de luchar por LA JUSTICIA SOCIAL, LA VERDAD, LA SOLIDARIDAD Y SER CONSTRUCTORES DE UN NUEVO PARAGUAY.
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org