Noticias
El Club de París y la Argentina, segunda parte
En el anterior artículo realizamos una breve descripción acerca del Club de París y cual era la relación con la Argentina. En esta ocasión, presentaremos algunos comentarios describiendo que se entiende cuando decimos que el país debe “arreglar con el
¿Qué hay que arreglar con el Club de Paris? El 23 de diciembre, en su discurso de asunción luego de ser designado presidente por la Asamblea legislativa, el Dr. Adolfo Rodríguez Saá anunció la interrupción del pago de los servicios de la deuda externa argentina; pero tras su caída, 8 días después el Dr. Duhalde asumió la presidencia provisional y anunció que tal cesación de pagos (default) no seria tal, ya que se asumiría el pago de la deuda con organismos internacionales (FMI, Banco Mundial, etc.) y con los agentes locales (AFJP, bancos comerciales nacionales, entre otros), y solo incluiría en el default a la bonos del Estado Nacional Argentino en manos de acreedores privados y a la deuda bilateral.
Entre el primer grupo con los cuales se entró en cesación de pago, podemos encontrar a tenedores individuales (como se el caso de los famosos jubilados italianos, españoles o japoneses que merced a la recomendación de los bancos privados, invirtieron sus ahorros en bonos del estado argentino, con la finalidad de cobrar importantes intereses a mediano plazo, pero que con la renegociación de la deuda Argentina realizada en 2005, solo recibieron cerca del 30 % del monto total que habían pagado esos bonos) como así también empresas privadas (bancos comerciales, fondos buitres, especuladores de bolsa, etc).
Entre los del segundo grupo, encontramos la deuda que Argentina aun tiene con diferentes países quienes a través de prestamos, se convierten en acreedores del Estado Argentino; siendo la mayoría de ellos los 19 miembros del Club de París.
En síntesis, lo que hoy esta en discusión cuando se habla de la negociación con el Club de Paris, es la deuda que Argentina tiene con los países miembros del Club de Paris desde principios de 2002, que hoy asciende a mas 6.200 millones de dólares.

¿Cuáles son los impactos en la economía nacional el estar en default con los países mas ricos del mundo?
A pesar de la lejanía con que podemos vivir cotidianamente estos temas de las negociaciones internacionales y las finanzas globalizadas, éstas tienen repercusiones sumamente importantes a la hora de pensar el desarrollo económico o buscar respuestas a las pésima condiciones de calidad de vida con que viven muchos en nuestro países: necesidades básicas insatisfechas que atentan sus propios derechos humanos violados sistemáticamente por el Estado y por el accionar empresarial que genera exclusión social.
Es decir que, el hecho de tener deudas impagas con los países mas ricos del mundo, y el haber declarado unilateralmente que no se iban a pagar, lleva a la posibilidad concreta de que éstos países cierren sus propios mercados donde nuestras empresas colocan la mayoría de los productos de exportación. Por otro lado, también impiden que nuestras empresas accedan a la compra e importación de la maquinaria necesaria para mejorar y ampliar la producción nacional de los bienes y servicios necesarios para nuestra población. En este sentido, actualmente el modelo económico argentino está basado en un Estado que depende de retener parte de las ganancias extraordinarias empresarias producto de las exportaciones para hacer política social; este encontraría entonces, entre otros múltiples factores, una limitación a la profundización del mismo.
En este sentido, el hecho de declarar una cesación de pago unilateral como lo hizo Argentina en 2002, hace que los intereses por ese atraso se incrementen vencimiento a vencimiento, como nos pasaría a cada uno de nosotros, si ante la compra de cualquier producto, no pagáramos las cuotas correspondientes… intereses que, de crecer ininterrumpidamente, el Estado cada vez deberá destinar más recursos públicos al pago de los mismos en detrimento de las políticas sociales centrales para la población en su conjunto, pero para los mas necesitados, específicamente: políticas de inclusión educativa laica, publica, gratuita y de calidad; universalización de la cobertura y el acceso gratuito y con calidad a la salud; mejoramiento de las jubilaciones y pensiones; reducción de los índices de desocupación y subocupación, tendiendo a un ampliación de las contrataciones con seguridad y estabilidad laboral, entre otras tantas y tan importantes.

¿Cuáles son las implicancias de tal negociación?
La urgencia no debe llevarnos a la desesperación, o lo que es lo mismo, “vísteme despacio si tienes prisa”.
El hecho de que los intereses de deuda se incrementen a medida que la misma sigue en default no debería llevar a Argentina a firmar un “cheque en blanco” y regularizar la situación de pago a cualquier costo.
Es menester que nuestra país incluya en las negociaciones la virtud de enmendar la situación, pero afirmando que los estados acreedores, o sea los países miembros del Club de Paris, tienen una corresponsabilidad en el endeudamiento irresponsable y insustentable del Estado Argentino, que lo llevó a que en el 2002, se declara insolvente, incapaz de pagar sus deudas.
El Estado argentino tiene responsabilidad en haber pedido créditos que no iba a poder pagar (por múltiples factores: fuga de capitales privados al exterior, déficit fiscal, crisis en la balanza comercial, corrupción, inflación, etc), pero al mismo tiempo, el prestamista también es responsable en prestarle a quien sabe que no puede pagar, especulando con la usura de cobrar mas intereses de deuda, usándola como un instrumento de dominación. Como lo definiéramos anteriormente, el Club de Paris es una corporación gubernamental financiera internacional, y en tal sentido presiona, entre varios mecanismos, a través de la deuda a los países que no forman la elite de los más ricos del mundo.

Argentina tiene una buena oportunidad para recuperar su soberanía nacional a partir de una renegociación justa de la deuda en default con los países miembros del club de Paris, imponiendo que se asuma la corresponsabilidad del endeudamiento irresponsable de nuestro país, sobre todo, desde 1975 hasta 2004.
En medio del camino queda aún la discusión social acerca de que hacer con los recursos que no se destinan al pago de los servicios de la deuda en un época de crecimiento económico sostenido. Trascendental problemática que excede esta breve opinión, pero que concierne al conjunto de los trabajadores, con la intención de recuperar participación en la distribución de los ingresos.

Esteban Serrani
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org