Noticias
Mujeres, jóvenes y migrantes, los más afectados por la crisis internacional
Se continúan acrecentando los niveles de desempleo, especialmente en los países centrales. La situación de Latinoamérica y el Cono Sur alterna escenarios positivos y negativos.
El 2008 terminó con un crecimiento del desempleo que registró 14 millones de nuevos desocupados a nivel mundial. La Organización internacional del trabajo (OIT) estima que 40 millones de personas más perderían el empleo para finales de 2009. Solo en Estados Unidos se pierden alrededor de 600 mil empleos por mes y en España la tasa de desempleo del primer trimestre ascendió hasta el 17,4 %.
Durante marzo el desempleo experimentó un incremento interanual del 38,5 por ciento en los países desarrollados. Mientras que en los países periféricos, la OIT registró una suba del 6,7 por ciento.
En el caso puntual de Latinoamérica, según OIT, tendrá 17,2 millones de desempleados en 2009, dos millones más que el año anterior. En algunas economías latinoamericanas, los fabricantes de autos, junto con otras ramas industriales, están respondiendo a estrategias globales de ajuste: rescindiendo contratos y despidiendo trabajadores antes de que la demanda interna en esos países comience a desacelerarse. Los sectores orientados hacia la exportación, que en muchas economías en desarrollo son los principales proveedores de empleo formal, enfrentan un mercado global en contracción.
Los malos augurios se extienden más allá de lo económico e impactan de lleno en lo social. El organismo proyecta que en 2009 entre el 40 y 50 por ciento de los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo no ganarán lo suficiente para superar con su familia el umbral de pobreza de 2 dólares por día por persona.
Más allá de los fríos números, se pueden avizorar algunas conclusiones. La crisis impacta con mayor intensidad sobre las mujeres, los inmigrantes y jóvenes. En lo que respecta a las actividades económicas, el sector financiero, el automotor y la construcción son las más perjudicas en los países centrales.
En referencia a los jóvenes y tomando el caso de Europa, los indicadores para el sector de menores de 25 años indican que el desempleo duplica las cifras globales. Entre los estados miembros de la Unión Europea, la tasa más baja la registra Holanda y el podio está ocupado por España, Lituania y Letonia.
España es un caso crucial debido a la importante presencia de migrantes. Allí la tasa de desocupación se disparó hasta el 17,4 por ciento de la población económicamente activa en los primeros tres meses del año.

Una vuelta por el Cono Sur

A partir de los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas del Uruguay publicados en junio, la tasa de desempleo a nivel nacional se ubica en el 7,5 por ciento para el trimestre enero - marzo. En Montevideo se estimó en 7,8 por ciento y en el Interior 7,2 ciento, lo que marca en todos los casos un aumento con respecto al trimestre anterior, a excepción de las localidades pequeñas y rurales.
Sin embargo al comparar con enero - marzo del año anterior, la tasa de desempleo disminuye en el total del país en 1 punto porcentual pasando de 8,5 a 7,5 por ciento, siendo mayor la disminución en el interior del país tanto para localidades de 5000 y más habitantes como para las localidades pequeñas y rurales.
Las buenas noticias en materia de empleo no se repiten a nivel comercial, ya que el déficit comercial de Uruguay aumentó un 1,9 por ciento en marzo a 97,9 millones de dólares, respecto a igual mes del año anterior, debido a una caída en las exportaciones, que se redujeron un 19 por ciento a 372,1 millones de dólares, mientras que las importaciones retrocedieron un 15,4 por ciento a 470,0 millones, según indicó el Banco Central uruguayo.
En los últimos meses del año pasado, Uruguay ya había comenzado a sufrir algunos efectos de la crisis internacional mediante una caída en los precios y la demanda de algunos de los productos que exporta.
En el primer trimestre del 2009, la balanza comercial uruguaya registró un déficit de 267,3 millones de dólares, frente a otro resultado también negativo de 390,2 millones en igual período del año anterior.
Las ventas del primer trimestre también bajaron un 15,9 por ciento a 1.091,4 millones de dólares, mientras que las importaciones cayeron un 19,5 por ciento a 1.358,7 millones.
En Brasil, la principal potencia económica de la región, la tasa de desempleo bajó levemente en el mes de abril, pero sigue manteniéndose a uno de sus niveles más altos en cerca de dos años. La agencia de estadísticas del gobierno dijo que el desempleo llegó al 8,9% en abril. Fue una baja con respecto a marzo, cuando la desocupación alcanzó el 9%, el mismo nivel de septiembre de 2007. Pero también representó un alza con respecto a abril de 2008, cuando la tasa de desempleo fue del 8,5%.
Días atrás el gobierno de Lula revisó sus cálculos de crecimiento económico y los disminuyó del 2,1% al 1%. La Agencia Brasil, una agencia noticiosa del Estado, dijo que de acuerdo a analistas consultados por el Banco Central, el PBI se contraería un 0,49% este año, y subiría un 3,5% en el 2010.
Por otra parte según un informe realizado con las 78 mayores industrias exportadores paulistas, las exportaciones brasileñas de productos manufacturados y semi-manufacturado podrían sufrir una baja aproximada de 35% en 2009, en relación con lo registrado el año pasado. La proyección fue elaborada por la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), la más importante del país.
Si se confirma la estimación de los industriales, será la primera disminución desde 1999, cuando hubo una baja de 5,8% y la mayor en la serie histórica del ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, iniciada en 1980. “La principal explicación para la baja está en achicamiento del mercado consumidor. Fuertemente impactado por la crisis, nuestros socios comerciales -Estados Unidos, Europa y América Latina- están comprando menos”, explicó Paulo Francini, director del Departamento de Pesquisas y Estudios Económicos de la FIESP.
Argentina sería otro de los países que se mantiene en un escenario similar al del año pasado, resistiendo los embates de la crisis. El cuestionado Instituto nacional de estadísticas y censos (INDEC) reveló en su informe del primer trimestre del año que no hubo variaciones sobre el nivel de desempleo en comparación con los últimos tres meses del 2008. Según esta medición, la desocupación es del 8,4 por ciento (manteniéndose, por décimo trimestre consecutivo, debajo de los diez puntos porcentuales). Aunque lo que si sufrió un incremento fue la subocupación, pasando del 8,2 % al 9,1%.
Además el gobierno nacional informó que el nivel de actividad económica creció 2,7 por ciento en marzo, en relación con igual mes de 2008, impulsado por el superávit del comercio exterior y el consumo. La caída de las importaciones superó con creces a la de las exportaciones. Sumado al mantenimiento del consumo, compensaron las mermas registradas en el agro y la industria.
También para el INDEC, durante el primer trimestre del año la balanza comercial arrojó un superávit de 3.556 millones de dólares, por encima de los 3.183 millones de igual período de 2008.
En el caso de Chile en marzo su economía registró un déficit fiscal de 1046 millones de dólares, por primera vez desde 2003. A su vez, los ingresos tributarios netos cayeron un 21,9 por ciento frente a igual período de 2008.
Asimismo, el PBI chileno acumuló, en el primer trimestre de 2009, una caída de 2,1 por ciento y ya acumula cinco meses de balances negativos sin incluir los datos correspondientes a abril y mayo. Esto significa que la economía chilena estaría muy cerca de entrar en recesión.
Pero el mayor problema se presenta en la estructura social. A fines de abril, la Universidad de Chile publicó un estudio sobre empleo, limitado al gran Santiago (el área del conurbano de la capital chilena). Según el informe, la tasa de desempleo llegó al 12,9 por ciento, un 55 por ciento más que las cifras oficiales de diciembre de 2008. A escala nacional, las cifras oficiales señalan que el desempleo continuó en aumento en el trimestre febrero-marzo-abril al situarse el índice en 9,8%, 2,2 puntos superior al mismo periodo del año anterior, afectando a 716.000 trabajadores.
Mientras avanzan los despidos masivos, el Gobierno de la Concertación, semanas después de una protesta de más de 12.000 trabajadores, aprobó el Acuerdo Nacional por el Empleo, la Capacitación y la Protección laboral.
El convenio prevé, básicamente, que el trabajador y el empleador puedan acordar un permiso de hasta 5 meses, durante los cuales el trabajador no preste servicios, asista a cursos y reciba prestaciones monetarias equivalentes al 50 por ciento de los últimos seis meses.
El salario mínimo de Chile es de 159.000 pesos locales, es decir 324 dólares. No sólo se ubica a mitad de tabla de los países sudamericanos, sino que permanece estancado desde inicios de 2008, por lo que la inflación deteriora permanentemente el poder adquisitivo de los ingresos. Además, cabe aclarar que el 50 por ciento de los trabajadores está bajo la línea de los 380 dólares al mes.
Si se agrega que la educación y la salud funcionan mediante sistemas mixtos (con capitales públicos y privados), los indicadores de pobreza se disparan mucho más que los cálculos oficiales que señalan 2.300.000 pobres.
Finalmente Paraguay mantiene sus niveles de desempleo anteriores a la crisis económica internacional, a partir de datos de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC).
Para el organismo estatal, el desempleo abierto subió 5.7 por ciento en 2008, una décima de punto mayor que en 2007, una medición que se complementa con una elevada tasa de subempleo, que supera el 26 por ciento.
Un reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ubicó la tasa de desempleo en Paraguay en el 7.2 por ciento. La Población Económicamente Activa (PEA) en Paraguay llega a 2.8 millones, de los 6.2 millones de habitantes, y se calcula que, sin considerar los miles de ciudadanos en el exterior, hay un millón de personas con problemas de empleo. Entre los principales problemas laborales destacados en la encuesta de la dependencia oficial se mencionaron la falta de contrato y seguridad laboral, además de los bajos salarios y la cantidad de personas que trabajan por debajo de su capacidad.

Los migrantes en el foco de tormenta

Para comprender como se relaciona la crisis económica con la migración laboral, se debe considerar que los trabajadores migrantes en muchos casos son un factor determinante para los mismos países de procedencia. Sólo en el 2007 se registró un movimiento de casi 337 mil millones de dólares en remesas (casi un incremento del 99% en cinco años) de los cuales 251 fueron a países en vías de desarrollo. Para algunos continentes este dinero es incluso mucho más importante que la ayuda internacional que reciben: en 2005, para Sudamérica las remesas fueron 8,4 veces mayores, el promedio más alto del mundo.
En España hay 5,2 millones de extranjeros y el número de inmigrantes de fuera de la UE que viven legalmente en España es 2,2 millones de personas. De todos estos, 728.9 mil son rumanos; 644.7 marroquíes; 420 mil ecuatorianos, 351.9 mil británicos; 286 mil argentinos, 280.7 colombianos y 240.3 bolivianos.
En estos momentos el porcentaje de parados entre los extranjeros asciende hasta el 28,4 por ciento. En el país ibérico existe un alto grado de precariedad. La tasa de temporalidad laboral duplica el promedio del resto de las economías europeas, facilitando así a las empresas españolas los despidos a bajo costo. En los últimos doce meses, el total de asalariados con contratos “indefinidos” creció levemente mientras que la destrucción de empleo se concentró en el sector informal, con contratos temporales.

Queda claro que la actual dinámica de la economía global y la presente crisis necesitan de la movilidad humana para equilibrar las disparidades salariales, los desequilibrios demográficos y las diferencias de los mercados laborales.

Fuente: OIT; Observatorio de migraciones y empleo Nº 5; Suplemento Cash, diario Página 12 de Argentina; Mercosur noticias.

Pablo Chiesa
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org