Noticias
El Golpe en Honduras: entre la resistencia popular y una Latinoamérica amenazada
Dos expresiones intelectuales se expresan sobre Honduras, contraponiendo la victoria de la resistencia y el pesimismo por el desenlace del experimento golpista. Pero en algo coinciden: se enciende una luz de alerta para el resto de Latinoamérica.
A más de cuatro meses del golpe en el país centroamericano y a pocos días de las elecciones presidenciales, Atilio Borón, politólogo y sociólogo argentino y Roberto Quesada, escritor y diplomático hondureño en resistencia, analizan en que deparó hasta el momento el ataque a la democracia hondureña.
Para Borón, la crisis desatada el 28 de junio con la expulsión del presidente Zelaya, se resolvió con el peor escenario: la consolidación del régimen golpista y la institucionalización de las ilegítimas elecciones que tendrán lugar el próximo 29 de noviembre.
Además, según el reconocido sociólogo, Estados Unidos retomó su tradicional política de apoyo a los golpes militares y a los regímenes autoritarios afines con los intereses imperiales y ratificó el carácter hipócrita y vacío de la retórica democrática permanentemente enunciada por Washington.
En este sentido, Borón confirma que Barack Obama, desde un lugar de “inquilino” de la Casa Blanca con poco margen de poder real, no hizo lo suficiente para resolver el conflicto en sintonía con los valores democráticos y los derechos humanos; por el contrario, perdió la pulseada con el ala más reaccionaria de la Casa Blanca en materia de política exterior, representada a nivel público por Hilary Clinton.
En cambio, el análisis de Roberto Quesada pone en el acento en la fuerza de la resistencia hondureña, al punto de considerar que el experimento golpista no triunfó. Para el director de Honduras-USA Resistencia, ni los agentes internos ni externos previnieron con exactitud la reacción del pueblo hondureño ni tampoco la condena internacional al golpe.
En donde ambos pensadores coinciden, es que la intervención de Estados Unidos sigue respondiendo a una lógica en la cual la región es su “patio trasero” y por lo tanto, aquellos países que representan una “amenaza” para el imperio deberán prepararse para defenderse en bloque de cara a futuros atentados a sus respectivas democracias y reformas.
Adjuntas, ambas opiniones completas.

Fuente: Rebanadas de realidad.
Archivos Complementarios
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org