Noticias
El impacto de la crisis global sobre la región
En esta segunda entrega, Daniel García Delgado analiza de que manera la crisis repercutió en Latinoamérica y más puntualmente, en Argentina. Adjunto, el artículo completo.
La crisis global ha tenido y tiene un impacto significativo para los países de América Latina, tanto en lo comercial, financiero como productivo. Algunos se ven más influidos en lo económico que otros, sea por carencia de reservas, vincularidad con la economía de EUA, posicionamiento fuerte en materias primas, pero en general se modifica el ciclo económico que venía de los últimos años de alto crecimiento, con derrame sobre el empleo. La crisis genera recesión, problemas de desempleo, sociales y en muchos casos problemas para conseguir divisas que permitan actuar contracíclicamente o pagar obligaciones externas, ya que el crédito internacional se encareció y redujo.
La recesión, la caída del empleo y de las exportaciones se hicieron sentir finalmente en todos los países de la región. La crisis entonces no está pasando de largo y afecta todos, pero no lo hace por igual, y ahí es donde los ejes acoplamiento/desacoplamiento comienzan a resultar ilustrativos. Los canales de contagio o transmisión de una crisis son múltiples y diversos y no se comportan linealmente a partir de los que sugeriría una inserción profunda en los flujos globales.
Comencemos entonces por el caso de acoplamiento más claro: el de Chile. Si bien Chile fue gravemente afectado por la caída de los precios del cobre (principal producto de sus exportaciones y que cayó un 64% de Abril a Diciembre de 2008), no sufrió un retiro de capitales tan vasto como otros países, debido a la confianza con que cuenta en los mercados financieros internacionales. Además, y si bien la intervención del Estado en la economía es mínima, Chile supo crear un colchón de ahorro para tiempos de ‘vacas flacas’ y para poder desarrollar políticas anticíclicas cuando fuera necesario. ¿Por qué Chile no ha sufrido una masiva retirada de capitales? Básicamente debido a que el EMBI (diferencial de riesgo soberano) se mantuvo relativamente bajo, a pesar de la esperable suba al desencadenarse la crisis, y tiene un consenso estratégico entre sus elites respecto del rumbo a seguir. Lo que demuestra de paso que los criterios de valoración de oportunidades y riesgo para las inversiones aún no se han visto alterados demasiado a pesar de la crisis.
Respecto del segundo caso: Brasil, este país posee una economía más diversificada, menos dependiente de las exportaciones de commodities y bienes exportables de alto valor agregado y que quiere resistirse a las tendencias proteccionistas generales que ha despertado la crisis. Su inserción global es activa, invirtiendo y produciendo en otros países. Además, posee un vasto mercado interno y buena parte de su comercio es comercio intrarregional. Este es un factor decisivo porque permite compensar la caída de las exportaciones a otros continentes. Si bien no pudo evitar la recesión y la salida de capitales con la explosión de la crisis, el aumento internacional de los alimentos no se tradujo automáticamente en un aumento de la pobreza. Esto fue compensado por un mejoramiento general en la distribución del ingreso, a la mejora de oportunidades de trabajo para los sectores populares así como al éxito de las políticas sociales de vasto alcance (por ejemplo, el Programa Fome Zero) que venían registrándose en los últimos 4 años. Brasil, como Argentina, hizo los deberes con antelación renegociando la deuda externa y saneando las cuentas públicas. Por utimo este pais también tiene un consenso estratégico (o politicas de Estado) que excede al gobierno de Lula, sobre un rumbo de una economía diferenciada, industrial y con incorporación de conocimiento. Esto le da un mayor margen de maniobra para introducir políticas expansivas y tiene un Estado con más capacidades. De este modo, Brasil ya salió de la recesión con crecimientos considerados del 4% para el próximo año. Esto, sumado a un liderazgo político consistente y previsible lo han terminado de posicionar como el Global Player y líder regional.
El tercer caso, Argentina, a pesar de estar menos integrada a flujos globales, no se desacopló completamente de la crisis. Ésta se hizo sentir sobre todo porque terminó de agudizar un proceso de enfriamiento de la economía iniciado ya en 2007. Argentina había tenido un buen despegue de la crisis del 2001/2, y un curso decidido y original en la ruptura con el neoliberalismo y prometedor. Pero en el 2007 comenzaron a evidenciarse los límites del nuevo modelo productivo y del estilo de gestión: aumento de la inflación y pérdida de legitimidad del organismo de estadísticas sociales y económicas (Indec); intento de introducir retenciones móviles a las exportaciones de soja, trigo y maíz que provocó un largo conflicto con el campo. Asimismo la perseverancia de un estilo político centralizado y ríspido de negociación le generó desagregación de aliados y pérdida de credibilidad en sectores económicos y fuga de capitales. En este contexto recesivo, de fragmentación política y con la pobreza y el desempleo en aumento y la conflictividad social y política está a la orden del día. Como Brasil, la Argentina mantiene sus cuentas públicas bastante sanas y un sistema bancario mucho menos extranjerizado que el de Chile. La previa reestatización de los fondos previsionales también permitió apuntalar el equilibrio fiscal. Sin embargo, y justamente por su menor inserción global a la Argentina le cuesta acceder al crédito externo. A la vez, esto le ofrece mayor autonomía por no tener que acatar las condiciones impuestas por los acreedores. Sin embargo, hasta el momento sigue ausente un plan global e integrador es decir, no tiene un consenso estratégico de mediano plazo a diferencia de los dos países anteriores, y los movimientos son variados coyuturalistas, y en múltiples direcciones, lo que puede generar tanto retrocesos o tardanzas en salir de la crisis como también abrir espacios para la experimentación y para transitar derroteros originales.

Daniel García Delgado
Archivos Complementarios
Atras
Noticias
Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria
Noticias
Seguimiento de la situación laboral
Noticias
Trabajo de calidad vs. trabajo precario
Noticias
Nosotros también entrenamos
Noticias
Salario, inflación y empleo
Noticias
AATRAC: II seminario de formación regional
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org