Noticias
La primera Cumbre popular sobre cambio climático ya generó importantes repercusiones
Evo Morales presentó el 7 de mayo, ante las Organizaciones de Naciones Unidas, el documento final de la 1ª Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. El acuerdo cuestiona severamente a las grandes poten
Entre el 20 y el 22 de abril, más de 35 mil representantes de organizaciones y movimientos sociales y de derechos humanos (pueblos originarios, campesinos, ambientalistas, trabajadores, colectivos culturales, cooperativas, estudiantes, científicos e intelectuales) y de gobiernos nacionales y locales de los cinco continentes, definieron distintas estrategias para enfrentar esta problemática global luego del fracaso de la Convención de Cambio Climático de las Naciones Unidas realizada en Copenhague (Dinamarca) en el mes de diciembre del pasado año.
Hubo total coincidencia en que el sistema capitalista y el desarrollo de los países centrales son la causa estructural de la contaminación y la destrucción de la madre tierra; y que para detener el aumento de la temperatura a escala global se necesitan profundos cambios culturales, económicos, políticos y sociales a nivel nacional e internacional.
Previamente a la realización de la Cumbre, el gobierno boliviano propuso cuatro grandes ideas para la discusión:
1-que se debería otorgar derechos a la naturaleza, que protejan de la aniquilación a los ecosistemas (una declaración universal de los derechos de la madre tierra).
2- que aquellos que violen esos derechos y otros acuerdos ambientales internacionales deberían enfrentar consecuencias legales (un tribunal de justicia climática).
3- que los países pobres deberían recibir varios tipos de compensación por una crisis que ellos enfrentan pero tuvieron poco que ver en crear (deuda climática).
4-que debería haber un mecanismo para que la gente en el mundo exprese sus puntos de vista sobre estos temas (un referéndum mundial de los pueblos sobre cambio climático). En total 42 países enviaron representación oficial. La Cumbre tuvo 35 mil acreditados, entre los cuales 9 mil llegaron desde el extranjero provenientes de más de 140 países.

Principales conclusiones

Hubo un total de 17 grupos de Trabajo que fueron produciendo los diversos documentos para lugar al documento final denominado “El acuerdo de los Pueblos” (ver adjunto). Por otra parte, diferentes movimientos sociales determinaron constituir una red entre los pueblos del mundo que tenga capacidad de acción para fortalecer las acciones a determinar en Cancún, México, y con posterioridad obtener el poder de decisión y acción para realizar cambios.
Para que los cambios sean posibles la crisis climática debe ser pensada en todas sus claves: crisis energética, crisis financiera, crisis alimentaria, etc. En esa línea, se puntualizaron algunas premisas claras para que los movimientos sociales se encaminen en un gran pacto mundial contra el capitalismo y su voracidad contra lo contemporáneo al hombre: la naturaleza.
Así, las estrategias se sintetizarían en:

1. Hacer del Buen Vivir el paradigma de vida frente al capitalismo, como alternativa civilizatoria forjada durante milenios por los pueblos indígenas.
2. Articular campañas en torno a los territorios: a nivel local, regional, nacional e internacional. El espacio local adquiere vital importancia puesto que podrían implementarse campañas a corta escala con experiencias prácticas donde se implementen las propuestas.
3. Apoyar la propuesta del Referéndum sobre Justicia Climática. Este mecanismo democrático y de soberanía de los pueblos debe de ser de carácter resolutivo. Asimismo, debe potenciarse el tribunal de justicia climática, extendiendo sus sentencias hacia las transnacionales que cometieron y cometan crímenes de lesa humanidad.
4. Acordar dentro de los movimientos sociales una posición clara frente al comercio del carbono, puesto que no es posible pensar en resolver la crisis climática mientras los países imperiales pretenden “lavarse la cara” con tasas más, tasas menos sobre su emisión, etc.
5. Es clave desarrollar una estrategia de alianza con los gobiernos populares y alternativos, con el ALBA, para ir más allá de lo que se pueda o no conseguir en México, y dentro de la ONU. Con mayor rigor, será la demanda por cambiar sus políticas en materias económicas a los gobiernos del Norte por parte de las organizaciones europeas.
6. Exigir a los gobiernos que cuestionaron el “no acuerdo” de Copenhague a que retiren su firma del mismo.
7. La alianza con los Gobiernos contribuirá a oponerse a los Tratados de Libre Comercio, donde se negocian al libre albedrío territorios y recursos naturales.

La conferencia se clausuró con un festival cultural por la vida y la madre tierra con la participación de los invitados especiales, delegados y los millares de participantes en la conferencia, en la que se dio lectura el Acuerdo de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, también conocido como Acuerdo de Cochabamba.
Evo Morales cerró el encuentro diciendo: “Aquí se busca una revolución ecológica para salvar la madre tierra. Si los gobiernos no escuchan igual los movimientos van a encabezar una revolución para salvar a la madre tierra y es necesario fijar plazos para ello. Si en México los países desarrollados no toman la decisión de reducir sus emisiones de gases con efecto de invernadero, la comisión intercontinental aprobada hoy debe empezar a preparar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia contra esos Estados”.

Por Rubén Gilardi
Archivos Complementarios
Atras
Noticias
Una peligrosa deriva
Noticias
CEPAL: “El modelo exportador está agotado”
Noticias
Capacitación sindical y adicciones
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org