Noticias
¿Fracaso de las Directrices de la OCDE?
El informe de OCDE Watch “10 Años después” muestra que las Directrices de la OCDE no previenen ni impiden la conducta empresarial irresponsable. Incasur y organizaciones sociales también ofrecieron aportes a la evaluación de las guías.
En la primera década de este siglo, los gobiernos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) han sido incapaces de proteger a los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente de los daños causados por las corporaciones multinacionales. Esta es la conclusión del último informe de OCDE Watch que fue presentado el pasado 30 de junio en conferencia de prensa en París.
El informe "10 años después" evalúa la efectividad de las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales. Estas directrices voluntarias tienen por objeto promover el desarrollo sostenible y la conducta responsable de empresas multinacionales con sede en países miembros de la OCDE y los países adherentes. OCDE Watch encontró que la falta de voluntad política, la falta de la potestad sancionatoria y la falta de aplicación coherente de estas normas han disminuido considerablemente el valor potencial del instrumento.
La revisión de las Directrices es una chance para el éxito o el fracaso en ayudar a detener los abusos empresariales, particularmente en los países en desarrollo. Si no se logran mejoras drásticas la sociedad civil se verá obligada a buscar en otra parte las soluciones para resolver los problemas fundamentales que enfrentan los pueblos afectados y el medio ambiente.
Justamente en estos meses, la OCDE se encuentra impulsando un proceso de actualización de las Directrices dentro del cual está involucrando a múltiples grupos de interés. Cadenas de valor, Derechos Humanos y Economía baja en Carbono son los tres ítems sobre los que se están trabjando.
La OCDE Watch ha monitoreado la aplicación y eficacia de las Directrices de la OCDE en los últimos diez años e hizo un análisis de los casos presentados por organizaciones no gubernamentales contra las corporaciones, basado en violaciones de las Directrices de la OCDE. Incasur, en conjunto con un grupo de organizaciones argentinas y el punto nacional de contacto, llevó adelante dos foros (a fines de 2009 y en marzo de este año) para discutir este tema y elevar aportes (foto).
Desde el primer caso presentado en el año 2001 hasta junio de 2010, un total de 96 casos han sido presentados por organizaciones no gubernamentales. Los tipos más comunes de violaciones que se imputan incluyen los daños ambientales y violaciones de los derechos humanos en los países en desarrollo. Estas violaciones a menudo ocurren dentro de la oferta y las cadenas de valor de grandes empresas multinacionales.
En los casos en que se haya presentado una queja, los Puntos de Contacto Nacionales (PNC) rara vez han contribuido a la solución de conflictos específicos. El análisis de OCDE Watch revela que la mayoría de los PNC han fracasado para promover las Directrices o en concientizar a las sociedades sobre la importancia del cumplimiento.
Si los problemas se plantean con los gobiernos, la mayoría de los PNC no investigarán la validez de las reivindicaciones. Según Joseph Wilde-Ramsing (OCDE Watch): "Sólo 5 de los 96 casos presentados por organizaciones no gubernamentales se han traducido en mejoras reales en el comportamiento corporativo. En otros 10 casos, los PCN han hecho recomendaciones útiles para mejorar la conducta de negocios, pero que finalmente no se materializaron en mejoras concretas. El restante 84% de los casos no han logrado hacer una contribución significativa para resolver el conflicto".
Diez años de experiencia de las ONG con las Directrices indican que no son adecuadas como un mecanismo mundial para mejorar las operaciones de las multinacionales. "Sin la amenaza de sanciones efectivas, existen pocos incentivos para las empresas en garantizar que las mismas se ajusten a las Directrices", remarca Tricia Feeney (RAID), una de las autores del informe en un comunicado de Prensa OCDE Watch.
Las organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo van a seguir presionando para elevar el nivel mundial y el establecimiento de un recurso efectivo para hacer frente a los impactos negativos de las operaciones de las empresas multinacionales.

Fuente: OCDE Watch
Atras
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Noticias
V Congreso mundial de UNI Global Union
Noticias
Correo del Orinoco: una memoria de 200 años
Noticias
Curso de redes: abierta la inscripción
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org