Noticias
El riesgo de ser minero en Chile
Las opiniones de dirigentes sindicales y trabajadores, en sintonía con datos oficiales, pone al descubierto la alta vulnerabilidad que padecen los mineros en Chile, proclives en cualquier momento a ser víctimas de accidentes mortales.
Para los sindicatos mineros chilenos la tragedia de la mina San José pone al descubierto, una vez más, que para los empleadores y las autoridades importa más la rentabilidad del negocio que la integridad de los obreros. Sus utilidades son más importantes que la persona humana productora de esa riqueza.
Uno de los que mencionó el tema fue precisamente Mario Sepúlveda, el segundo minero rescatado, quien enfatizó la necesidad de modificar las condiciones de trabajo para que no se repita lo ocurrido con él y los otros 32 mineros atrapados. “El empresario tiene que dar las armas para que los mandos medios hagan cambios en términos laborales”, dijo.
Por su parte Néstor Jorquera, presidente de la Confederación Minera de Chile, que agrupa unos 20 mil trabajadores de la pequeña, mediana y gran minería privada de Chile, dijo que es hora de decir basta a tanto abuso y a que las empresas antepongan sus intereses económicos a la vida de las personas. Aseguró además que lo ocurrido con los 33 mineros demostró la falencia de la legislación laboral en su país, donde tanto los legisladores como el ejecutivo están más preocupados en atender a los empresarios que a los trabajadores.” El gran problema que los trabajares mineros no cuentan con un buen servicio de seguridad, las minas no están dotadas con instrumentos para poder evacuar a personas atrapadas en caso de que ocurra un accidente”. Jorquera agregó que las promesas del presidente Sebastián Piñera, incluso la que expresó en el sentido de garantizar que nunca más en las minas se trabajará en condiciones inseguras e inhumanas, son pura "parafernalia" que no va a cumplir. Prueba de ello, dijo, es la poca voluntad que ha mostrado para ratificar el Convenio 176 de la OIT sobre seguridad y salud en las minas, vigente desde 1998. La ratificación de este convenio no figura en el paquete de iniciativas anunciadas por Piñera en respuesta al accidente que mantuvo sepultados durante 70 días a los 33 mineros de la mina San José.
El Convenio 176, que a la fecha ha sido ratificado por 24 países (sólo por Brasil y Perú en América Latina) obliga a normalizar la suspensión de actividades por motivos de seguridad, y la existencia de dos vías de salida independientes en yacimientos subterráneos, que fueron precisamente cuestiones que fallaron en la mina San José.
“Si un trabajador se encuentra en una mina con condiciones que no le dan seguridad, automáticamente informa y deja de trabajar, y en ese caso está protegido por el Convenio. Pero si eso lo hace hoy en cualquier mina chilena, ahí mismo te despiden”, aseguró Jorquera.
Además de la ratificación del Convenio 176, Jorquera llamó la atención sobre el problema de fondo que, a su juicio, es la débil legislación laboral existente, que impide fortalecer la sindicalización, debilita las huelgas y permite que los trabajadores subcontratados no gocen de los mismos beneficios que los contratados. A su juicio, la minería en chilena está muy jerarquizada, dominada por las grandes empresas, casi todas de capital extranjero, por encima de las medianas y pequeñas empresas. Aseveró que si la tragedia de los 33 mineros hubiese ocurrido en una empresa trasnacional, el asunto hubiese sido diferente, insinuando que se habrían destinado más y mejores recursos para encontrar una solución antes de que ocurriera la tragedia.
En ese sentido la dirigencia sindical también cuestiona el hecho de que le Estado chileno haya cargado con el 70% de los recursos para el rescate de los mineros, que tuvo un costo cercano a los 20 millones de dólares. O sea en una proporción contraria a la manera como se distribuye el recurso minero en Chile, donde casi el 80% del cobre es privado y un poco más del 20% es de CODELCO (estatal).

Otras voces sindicales

Jesús Mª Gete Olarra, secretario general de la Unión Internacional Sindical de la Metalugia y la Minería, consideró que la tragedia de los 33 mineros no es un hecho aislado ni un accidente fortuito, como se quiere hacer ver desde las diferentes grandes patronales del sector y desde el propio gobiernos. “La falta de inversión en materia de prevención y seguridad laboral, así como las condiciones de sobreexplotación a la que se ven sometidos por presión los trabajadores, son las causas principales que generan la inseguridad en la minería. La flexibilidad laboral no solo es precariedad y desigualdad social, sino también inseguridad para los trabajadores” acotó.
Por su parte Carmen Espinoza, directora del Programa de Economía del Trabajo, señaló como causa de lo ocurrido la falta de cultura de prevención de las empresas, y también de los trabajadores, que por razones lógicas siempre están pensando en mantener el empleo más que en la seguridad de su trabajo. Además lo atribuyó a la precaria fiscalización de la actividad minera. “Estamos lejos de que las organizaciones sindicales recuperen el rol activo que tenían en el pasado, por falta de información, capacitación y fuerza”, cuestionó Espinoza.

La accidentalidad minera en Chile

Según datos oficiales, en lo que va de 2010 han muerto 31 personas en accidente mineros en todo Chile, ocho de ellos en los últimos 35 días. Y de enero de 2000 a julio de 2010 murieron en accidentes 403 personas en el sector minero chileno, todo por falta de seguridad y fiscalizaciones.
El caso de la misma mina San José es elocuente al respecto. Esta mina, que tiene más de cien años de antigüedad, en las dos últimas décadas fue objeto de varios accidentes fatales, y las fiscalizaciones subsiguientes sólo derivaron en recomendaciones y suspensiones temporales.
Con respecto a la tragedia de los 33 mineros, Cristian Arancibia Valencia, presidente de la Federación Minera de Chile, que representa a más del 85% del sector privado de los trabajadores de planta, dijo que ésta se habría podido evitar sí la empresa y el Estado, mediante sus órganos fiscalizadores, hubieran escuchado a los trabajadores que solicitaban fiscalizaciones.
Fuentes de información oficiales, disponibles en el sitio del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) permiten una aproximación a los desafíos que tendrá Piñera, si realmente pretende acabar con las malas condiciones de trabajo en la minería.
En los informes sobre “accidentabilidad minera” para el período de 1990 a 2005 y para 2010, se observa claramente que el principal tipo de accidente en las minas sigue siendo el “planchón”, semejante al ocurrido con los 33 mineros que, por poco se escaparon del aplastamiento. De la misma manera, cerca de un cuarto de los accidentados siguen siendo los mineros y nos las otras trece categorías de funciones involucradas en las actividades. Entre las principales causas de muertes en accidentes de trabajo, nuevamente encontramos como principal lo que se denomina “planchón, roca y saca” (32%), número semejante de trabajadores muertos cuando se observa aisladamente apenas las minas subterráneas (33,6%).
En términos geográficos también es posible identificar las regiones más desangradas, como Antofagasta, con 26,8% de los trabajadores muertos entre 1990 y 2005, seguido por Atacama con 22,1%. Esta última, la misma región en que se encuentra la mina San José, de donde salieron los 33 mineros, congrega, en 2010, la escalofriante estadística de región más mortal a los trabajadores de dichos ramos de actividad, con 1 tercio de los muertos en accidentes.
Por fin, desde 2000 las tasas de accidentes y muertos en las actividades de minería no ha retrocedido, manteniéndose oscilante entre 34 trabajadores muertos por año. Las tasas de accidentes incapacitantes siguen tendencia parecida, oscilando en la década de 2000 a un promedio de 7,2 casos.
Los trabajadores chilenos de la minería fueron los primeros a organizarse y a crear sindicatos para luchar por mejores condiciones de vida, llevando a efectivo la promesa se mejores condiciones de trabajo, anunciadas dramáticamente al mundo desde la canta de Santa María de Iquique. Neruda una vez dijo Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado...Que suban entonces los mineros, siempre a nacer.

Fuente: CSA.
Atras
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Noticias
V Congreso mundial de UNI Global Union
Noticias
Correo del Orinoco: una memoria de 200 años
Noticias
Curso de redes: abierta la inscripción
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org