Noticias
Los desafíos para el Brasil que viene
La principal potencia regional eligió dar continuidad al proceso iniciado por Ignacio Lula Da Silva y por lo tanto Dilma Rousseff, con el 56% de los votos, se impuso en segunda vuelta al candidato de la derecha, José Serra. Datos y testimonios para entend
Dilma é a primeira mulher a ser eleita presidente do Brasil. Os companheiros da União Geral dos Trabalhadores (UGT) estamos muito orgulhosos disso. Desejamos que o seu mandato seja repleto de sucesso.
O presidente Lula trabalhou para todos os brasileiros, mas dedicou especial atenção aos menos favorecidos. Esperamos que a senhora continue neste mesmo caminho. Seremos seus parceiros em todos os projetos que forem fundamentais para o País e, especialmente, para os trabalhadores, eternos aliados do presidente Lula e, com certeza, também da senhora.
Precisamos manter o Brasil no mesmo ritmo de desenvolvimento dos oito anos do Governo do presidente Lula. Para isso, e necessário manter um rígido controle da inflação, criar novos postos de trabalho e aumentar os investimentos em saúde, educação e segurança. Portos, aeroportos e transportes também necessitam de modernização.
É fundamental que se amplie a qualificação profissional para que jovens e desempregados tenham acesso ao mercado de trabalho, que se de mais atenção aos aposentados e se encontre alternativas para substituir o Fator Previdenciário por algo mais justo e que não cause achatamento nas aposentadorias e que o salário mínimo não seja apenas o mínimo, mas o justo para o trabalhador brasileiro.

Una mirada popular

Para el teólogo y filósofo Leonardo Boff, “Cabe una reflexión distanciada de lo que podrá ser el gobierno de Dilma Rousseff. Nos adherimos a la tesis de aquellos analistas que han visto en el gobierno Lula una transición de paradigma: de un Estado privatizador, inspirado en los dogmas neoliberales, hacia un Estado republicano, que ha puesto lo social en su centro, para atender las demandas de la población más desposeída.
Toda transición tiene un lado de continuidad y otro de ruptura. La continuidad ha sido el mantenimiento del proyecto macro-económico, para servir de base a la estabilidad política y exorcizar los fantasmas del sistema. Y la ruptura ha sido la inauguración de sustantivas políticas sociales destinadas a la integración de millones de brasileños pobres, bien representadas por la “Bolsa Familia”, entre otras.
No se puede negar que, en parte, esta transición se ha dado, pues, efectivamente, Lula ha incorporado socialmente una franja entera de la población a una situación de decencia. Pero, desde el comienzo, los analistas apuntaban el desequilibrio entre el proyecto económico y el proyecto social. Mientras aquél recibe del Estado algunos miles de millones de reales por año, en forma de intereses, éste, el social, tiene que contentarse con mucho menos. No obstante esta disparidad, el foso entre ricos y pobres ha disminuido, lo que le ha granjeado a Lula una extraordinaria aceptación.
Ahora se plantea la cuestión: ¿profundizará la Presidenta la transición, desplazando el acento en favor de lo social, donde están las mayorías, o mantendrá el desequilibrio en favor de lo económico, de tipo monetarista, con las contradicciones denunciadas por los movimientos sociales y por lo mejor de la inteligencia brasileña?”

Algunos datos claves

Para comprender el desafío que representa el Brasil de los próximos años, hay que tener presente estos indicadores:
*Dilma tiene el desafío de gobernar una población con fuertes expectativas. Según un reciente relevamiento de IBOPE sobre la Clase C (la nueva clase media brasileña que reúne algo más de la mitad de la población) dicho sector proyecta un escenario muy favorable respecto su situación económica: el 19% planea comprar un inmueble en próximos seis meses; 9,5 millones piensan adquirir un vehículo nuevo o usado en próximos 12 meses; el 84% cree que estará en una situación económica mejor de ahora a 12 meses, y el 50% declara que sus condiciones ya son mejores que en el último año.
*Se estima un crecimiento del 7,5% del PBI brasileño -el mayor de los últimos 22 años-acompañado de una fuerte expansión de gastos públicos en el país y de inversiones especulativas, por lo que muchos economistas nacionales y extranjeros manifiestan su preocupación ante la posible generación de una "burbuja" en su economía.
*Tal vez que el principal desafío es la educación. Las cifras oficiales muestran una cruda realidad: el 33% de los votantes no completaron la enseñanza básica y apenas 3,7% tiene el curso superior completo.
*Es muy probable que las inversiones de la cadena productiva de petróleo y gas sumarán 202,2 mil millones de dólares hasta 2013. El banco será el gran financiador y el país se podrá convertir en un gran exportador de petróleo y sus derivados. El primer descubrimiento de reservas de crudo en rocas del presal fue en el litoral brasileño, y son las más grandes ubicadas hasta el momento.
*Fuentes oficiales estiman que será necesario invertir 14,4 mil millones de dólares en el planeamiento y construcción de las instalaciones deportivas y obras generales de infraestructura, de cara al Mundial de Fútbol (2014) y los Juegos Olímpicos (2016). El negocio es atractivo. Según informaciones del Gobierno, los Juegos podrán traer ganancias por 51,1 mil millones de dólares y generar 120 mil empleos directos durante la fase preparatoria.

Fuente: UGT/www.nuevamayoría.com/ www.adital.com.br/Observador Global
Atras
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Noticias
V Congreso mundial de UNI Global Union
Noticias
Correo del Orinoco: una memoria de 200 años
Noticias
Curso de redes: abierta la inscripción
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org