Noticias
Las trabajadoras domésticas buscan ampliar sus derechos
Promueven un proyecto de ley que les permitiría ser beneficiarias de los derechos que hoy, en la Argentina, tiene cualquier otro trabajador. Además, el gremio que las representa avanza a pasos firmes en materia de formación.
Enfrentando con firmeza las diferencias de género que persisten en el ámbito laboral, y sin dudas trasciende a otras esferas, las empleadas domésticas organizadas en la Unión del Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPAC) están cada vez más cerca de ser consideradas trabajadoras con pleno derecho.
El proyecto de ley de trabajadoras domésticas obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados en el mes de marzo y el pasado miércoles 4 de mayo fue analizado por la Comisión de derecho del trabajo del Senado. Allí, la legisladora oficialista del Frente para la victoria, Blanca Osuna, defendió los alcances del proyecto y el Dr. Carlos Brasesco, asesor letrado de UPAC, dio detalles de la propuesta de ley remarcando que no difiere en nada con la Convención de la OIT vinculado a este tema.
La iniciativa marca el rumbo que promueve el gobierno argentino: reducir la brecha de género en el mundo del trabajo. Una de esas diferencias, por ejemplo, es salarial, ya que las mujeres trabajadoras de la Argentina ganan en promedio un 30% menos que los hombres por igual tipo de empleo.
Puntualmente, se estima que en el país hay alrededor de un millón de personas que trabajan en el servicio doméstico. Casi la totalidad de estas trabajadoras son mujeres, más del 30% de las ellas son jefas de hogar y el 85% no cobra aguinaldo, no tiene vacaciones ni días pagos por enfermedad.
Marta Roncoroni (foto), directora de la Escuela de capacitación de UPAC, remarcó que el proyecto de ley modifica el decreto 326 (1956) de la “fusiladora” (gobierno dictatorial que derrocó a Perón). “La ley es necesaria porque todavía existen derechos vulnerados o ignorados. Por ejemplo, no estaba dispuesta la licencia por maternidad. Además, la trabajadora doméstica quedaba excluida de todos los derechos y obligaciones que rige la actual ley de contrato de trabajo”. Ampliando esta idea, añadió: “el de doméstico es un trabajo invisible. El Estado muchas veces no puede ver las condiciones de trabajo y la mayoría de las personas no terminó la escuela primaria y menos, el nivel secundario. Esto hace, en muchos casos, que el empleador se abuse de esa situación”.
Para la Dra. Roncoroni el punto crucial del proyecto es que permite considerar a la empleada doméstica como trabajadora con los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro trabajador. “Ese es el salto cualitativo”, destacó.
¿Cuáles son los avances fundamentales de la nueva ley? Fundamentalmente, que:

- la jornada de trabajo para las trabajadoras domésticas no podrá exceder las 8 horas días o las 48 horas semanales;
- derecho a vacaciones y a tener un seguro por riesgos del trabajo;
- Derecho al aguinaldo, a indemnizaciones por antigüedad o despido y a licencias por matrimonio, fallecimiento del cónyuge, para rendir examen y por maternidad.
- Para el personal “cama adentro”, un descanso diario nocturno de 8 hs, un descanso diario de 2 horas al mediodía y disponer de una habitación adecuada exclusiva para la trabajadora.

“El empleo doméstico informal alcanza a más del 80% de las mujeres y en muchos lugares del país se trata de un trabajo esclavo. Hay casa donde hay tres trabajadoras y les pagan por una. Este proyecto de ley promueve el trabajo registrado y el derecho a la seguridad social. Por darte un caso: si un empleador decide echar a una empleada y esta se encontraba “en negro”, el empleador debe pagar el doble de indemnización”, amplió Marta Roncoroni.

Pasos enormes en materia de formación

Con respecto al trabajo que viene haciendo el gremio, uno de los puntos fuertes es la Escuela de capacitación que nació en 2006. “Desde un inicio avanzamos con cursos de formación profesional, como cocina y limpieza. Pero también notamos que muchas de las compañeras no sabían leer ni escribir, por lo tanto comenzamos a desarrollar alfabetización e instrucción primaria”, comentó la directora de la Escuela.
Hay que destacar que UPAC está trabajando muy cercano al Ministerio de Trabajo de la Nación. “Siempre les interesó nuestra propuesta y así fue como llegamos a firmar un convenio en 2008. Fruto del acuerdo pudimos extender la formación a personas desempleadas y no solo a nuestros afiliados”.
Además, gracias a convenios con distintos gobiernos municipales y con la creación de distintas sedes en Capital Federal, Formosa y Provincia de Buenos Aires (Moreno, General Rodríguez, La Matanza y Lomas de Zamora, entre otros distritos), la formación superó todos los límites previstos.

“También estamos muy contentos por el trabajo de formación que articulamos con Incasur. A nuestros capacitadores les sirvió mucho y realmente el Instituto se desempeñó con gran profesionalidad. Estamos convencidos que hay que seguir por este camino”, dijo para terminar Ronocoroni.

Por Pablo Chiesa. Fotos: Pablo Scavino




Cursos Unión del Personal Auxiliar de Casas Particulares (UPAC)






Atras
Noticias
Una peligrosa deriva
Noticias
CEPAL: “El modelo exportador está agotado”
Noticias
Capacitación sindical y adicciones
Noticias
Apuntes de la militancia
Noticias
El informe Lugano II
Noticias
México lindo y querido: nuevo liderazgo político
Adelante
Agenda Agenda
scroll up
scroll down
El curso del Centro de Estudios Ferraresi inicia el 11 de julio....
Legislación laboral inicia el 2 de mayo....
Incasur e importantes agrupaciones invitan al ciclo de charlas con la participación de referentes h...
El golpe y sus consecuencias económicas....
Jueves 15 de febrero en ADEF...
© INCASUR. Todos los derechos reservados.
Alberti 36. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel.: (011) 4932-2776. comunicacion@incasur.org